*
estás leyendo...
TEXTOS DE CONFERENCIAS

TEXTOS DE CONFERENCIAS: Roca y la Cultura, por Rosendo Fraga (Museo Roca, 19/10/2017)

Texto de la conferencia pronunciada por Rosendo Fraga el jueves 19 de octubre de 2017, bajo el título “Julio A. Roca y la Cultura”.

ROCA Y LA CULTURA 

Rosendo Fraga

19 de octubre de 2017 

LA FORMACIÓN EN EL COLEGIO DE CONCEPCIÓN DEL URUGUAY.

Roca ingresa a este instituto en 1857, cuando tiene once años. Dos hermanos también lo hacen. Su padre el Coronel José Segundo Roca, ha gestionado ante Urquiza la beca para que sus hijos estudien en el Colegio que era el mejor de la Confederación y en el que Urquiza aspiraba a educar a la futura clase dirigente de las diversas provincias.

El Colegio está bajo la Dirección del Profesor Alberto Larroque. Europeo  de ideas liberales, nacido en España (Bayona) de padres franceses. Tiene una ideología liberal-positivista, que impone en la educación del colegio desde que Urquiza lo nombra director en 1854.

Muere en 1881 y Sarmiento habla en su sepelio. Uno de sus discípulos dirá entonces que la moral que predicaba “consistía en armonizarla con la libertad humana y el positivismo científico para encaminar al joven, sin trabas, a las conquistas de la democracia y el gobierno libre….. y como fruto de esta semilla de respetuosa tolerancia podría señalarse que los dos ministros de instrucción pública más liberales que ha tenido el país,- Onésimo Leguizamón y Eduardo Wilde,- salieron de entre sus alumnos”.

Los casi cinco años que permanece Roca en el Colegio, articulan su visión ideológica sobre la cultura, lo que se hará evidente en sus dos presidencias.

Roca cursa el Seminario Literario, destinado a preparar los alumnos en idioma nacional, filosofía, historia, literatura, latín y lenguas vivas. Ya en 1857 a meses de haber ingresado al Colegio se incorpora a su Sección Militar. El “Sobresaliente” que obtiene en Historia Antigua en 1860,- el último año que cursa completo,- anticipa las lecturas que tendrá cinco y seis años después en los campamentos de la Guerra del Paraguay, entre las que “Vidas Paralelas” de Plutarco tiene un lugar preferencial.

Roca dejaba a un lado el fogón, el mate y los naipes con los cuales sus compañeros “mataban” el tiempo ocioso del campamento, para abocarse a la lectura.

LA POLÍTICA CULTURAL EN LA PRIMERA PRESIDENCIA DE ROCA

El período de paz y prosperidad que tuvo lugar durante la primera presidencia de Roca (1880-1886), favoreció la expansión y desarrollo de la cultura nacional.

Finanzas públicas más ordenadas y prósperas, permitieron al estado destinar recursos a la cultura.

La Generación del Ochenta, se desarrolló en un ambiente cultural e intelectual determinado por las tendencias europeas que dominaban la época.

Ricardo Rojas que bien la ha estudiado, sin soslayar una visión crítica desde su militancia en el Radicalismo, ha dicho: “A pesar de sus deficiencias, no ha habido en nuestra historia, período más fecundo para la cultura”.

Armando Braun Menéndez, en su trabajo sobre la primera presidencia de Roca, escrito para la edición sobre las presidencias argentinas de la Academia Nacional de la Historia, afirma “podemos decir con justicia que el Presidente fue una especie de Mecenas y su gobierno y allegados un cenáculo literario”.

Siempre estuvo rodeado de escritores, periodistas y poetas. Su propio secretario privado en este período, Alberto Navarro Viola lo  era. En su gabinete, varios de los ministros eran al mismo tiempo hombre de letras.

Entre sus ministros se registra una fuerte presencia de condiscípulos del Colegio de Concepción del Uruguay. Wilde en Justicia e Instrucción Pública; Chavarría en Interior; De la Plaza en Hacienda y Relaciones Exteriores y Pacheco e Hacienda. Su Ministro de Guerra y Marina (Victorica), había sido su profesor en este Colegio.

El estado fue quien financió ediciones de grandes obras que pueden llamarse “fundacionales”. El Poder Ejecutivo envió un proyecto al Congreso para financiar la publicación de la “Historia de la Revolución Argentina” que escribía en ese momento Vicente Fidel López. También contribuyó económicamente para que Domingo F. Sarmiento pudiera publicar los cincuenta y dos tomos de sus Obras Completas. Hizo lo mismo con los veintidós tomos de las Obras Completas de Juan Bautista Alberdi., que incluían obras inéditas.

También financió la edición de la Historia de San Martín y la Emancipación Americana, escrita por Bartolomé Mitre y tuvo apoyo oficial la publicación de “El Virreinato del Río de la Plata (1676-1810) de Vicente G. Quesada. Publican sus primeros trabajos como historiadores Pelliza y Saldías.

Fue una época de florecimiento literario. Eugenio Cambaceres, publicó sus novelas “Po-Purri”, “Música Sentimental” y “Sin Rumbo”. Lucio V. López terminó de escribir “La Gran Aldea”. Paul Groussac y Martín García Moreau se consagran como escritores. Entre los poetas, que publicaron en esos años, están Carlos Guido Spano, Eduardo Gutiérrez y Rafael Obligado. También el mencionado Navarro Viola y Olegario V. Andrade, en cuyo sepelio habló Roca, algo inusual en él.

Estanislao Zeballos iniciará con “Painé y la dinastía de los zorros” su serie de trabajos sobre las tribus del sur.

Entre los escritores polifacéticos, se destaca José María Ramos Mejía. También pueden entrar en esta categoría Eduardo Wilde, Lucio V. Mansilla  y Miguel Cané.

En la política, los discursos elocuentes de Pellegrini, Alem, Goyena y Estrada, establecían puentes entre ella y la cultura en sus diversas manifestaciones.

Entre los hombres de ciencia que colaboran con el gobierno, se cuentan Florentino Amgehino, Lafone Quevedo y Francisco P. Moreno. En el campo de la ingeniería White, Silveyra y Oliver.

La gran capacidad de Roca para “cooptar” intelectuales se da con el caso de José Hernández. De activo protagonista en la última montonera de López Jordán,- a quien Roca derrota en la batalla de Ñaembé,- pasa a ser diputado roquista. Quizás el Martín Fierro y la Vuelta de Martín Fierro, reflejen los dos momentos políticos que vive Hernández en estos años.

Buenos Aires es entonces una de las ciudades del mundo con mayor cantidad de publicaciones e impresos de acuerdo a su población, ya que se publicaban más de un centenar de diarios, revistas, semanarios, guías y boletines. Se destacaban La Nación y la Prensa,- que se siguen publicando hoy,- que eran opositores. La Tribuna era oficialista y El Diario, es fundado por Lainez.

Goyena y Estrada dirigen la Revista Argentina; los Quesada padre e hijo La Nueva Revista de Buenos Aires; Calixto Oyuela la Revista Científica y Literaria. La sátira tenía una destacada expresión y fuerte influencia política, con el Mosquito y Don Quijote, donde trabajaban varios dibujantes y periodistas extranjeros.

La impresión de esta producción periodística, literaria y de divulgación, estaba a cargo de los talleres Casavalle, Coni, Estrada, Peuser, Kraft, Lajouane y otros. La librería de Carlos Casavalle, es la más visitada y concurrida por las primeras figuras de la política y la cultura.

Hay un resurgimiento del arte pictórico. La Exposición Continental para la industria, tuvo una Sección Artística en la que expusieron Cafferata, Dela Valle, Correa Morales y Mendilharzu. Cándido López presenta sus primeras pinturas sobre la guerra del Paraguay, hoy muy valoradas, entonces no tanto.

En cuanto a los teatros se destacaban Colón y Opera, donde cantaron obras de Wagner cantantes italianos como Tamango y la Tetrazzini; el Politeama trajo a Sara Bernhardt, que debutó con Buenos Aires con el drama Fedora, que se mantuvo seis semanas; el actor Ernesto Rossi, conmovió interpretando obras de Shakespeare; otros teatro como La Alegría, Nacional, El Dorado y Odeón ofrecían una programación más popular con operetas y zarzuelas; se iniciaba con Juan Moreira el teatro nacional.

Comenzada en las clases dirigentes el gusto por el refinamiento, la elegancia y el coleccionismo, percibido como expresiones de cultura y progreso.

LA POLÍTICA CULTURAL EN LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA

La cultura en este período, esta influida por nuevas corrientes ideológicas. Por un lado el enfrentamiento que ya se había dado en la primera Presidencia de Roca, entre el pensamiento laico y el católico, que deriva en la sanción de la ley de enseñanza laica gratuita y obligatoria (1420) en 1885 y la expulsión del Nuncio y la ruptura de relaciones con el Vaticano, que Roca reestablece en esta segunda Presidencia.

La ley de divorcio llega a estar a un voto de ser aprobada en la Cámara de Diputados, en un régimen político conservador.

Irrumpe el Socialismo que gana adeptos entre los intelectuales jóvenes como sucedía en Europa y los EEUU. En la Argentina se había organizado como partido político en la última década del siglo XIX y contaba con el periódico “La Protesta”, en el que escribían los fundadores del partido, Juan B. Justo y Nicolás Repetto y una figura joven como Alfredo Palacios, que será el primer diputado electo de América Latina en 1904, en el final de esta segunda Presidencia de Roca. También lo hacían Leopoldo Lugones, José Ingenieros, Ricardo Rojas y Roberto J. Payró.

El órgano oficial del partido era “La Vanguardia”. En disidencia con éste, Lugones y Payró fundan “La Montaña”, con una tendencia más liberal.

Los jóvenes intelectuales que cuestionaban no sólo el sistema político, sino sobre todo el económico y social, no sólo encontraban medios de expresión y difusión, sino también que también  Roca favorecía que entraran a la Administración Pública, en función de la mencionada política de “cooptación” de intelectuales que utilizaba.

Lugones fue presentado a al Presidente Roca, por su secretario privado Mariano de Vedia y no tardó en ingresar al correo, que según el socialista Mario Bravo era “el refugio del Parnaso argentino”, por la cantidad de escritores y poetas que trabajaban en él, con lo cual financiaban su dedicación al arte.

Lugones en poco tiempo logra que el Ministro de Instrucción Pública lo designe inspector de enseñanza secundaria.

El escritor nacionalista Julio Irazusta, que tiene una visión crítica de Roca., sostiene que en su Segunda Presidencia, “el liberalismo argentino, con el impulso recibido después de Caseros, había cobrado el ritmo de un movimiento renovador de los usos, costumbres, leyes, ideas y modos locales de vida y expresión, que permitía que cada generación pusiese todo en problema, hasta llegar al agnosticismo trascendental que caracterizó nuestro fin de siglo XIX. Todas las tendencias libertarias, a veces contradictorias,- anarquismo y comunismo,- en sociología, radicalismo y socialismo en política, impresionismo en arte,- y todas las escuelas de la modernísima poesía francesa, se había dado cita en una verdadera Babel intelectual”.

El propio Lugones antes de morir, cuando escribía su biografía sobre Roca que financiaba el gobierno de Agustín P. Justo, decía retrospectivamente sobre esos años: “Eran tiempos de gran certidumbre lógica. El positivismo creía haber eliminado la trascendencia, y ofrecía a la inteligencia triunfante el supremo hallazgo de una religión sin Dios….como todo ignorante de Dios, era principista. Creía, pues, en el progreso infinito; en la capacidad nativa del hombre para gobernarse y gobernar, sin más condición que haber nacido; en el consiguiente derecho a todo sin necesidad de haber hecho nada, en la no menos lógica conclusión de que iniquidad y jerarquía son sinónimos…. La  última moda en la materia era el socialismo con su fórmula sintética: sustitución de la propiedad privada por  la colectiva”.

La “Generación del Centenario” ya asomaba con Lugones, Ingenieros y Rojas que ya eran reconocidos.

El segundo también ingresa a la administración pública por gestión de Roca. Cuando deja la Presidencia y viaja a Europa, contrata a Ingenieros como secretario privado. Ambos solos realizarán en 1907 un largo viaje en auto por Italia.

Son años en los cuales comienza a organizarse la historia revisionista, con los trabajos de Quesada, Saldías y Bilbao, que después adquirirá una perspectiva ideológica con el nacionalismo, del cual el mencionado Irazusta es una figura conspicua.

Roca extiende la política de subsidiar con becas a artistas jóvenes. Tal es el caso de Lola Mora. En 1896, por gestión de Roca, el Presidente José Evaristo Uriburu le otorga una beca para perfeccionarse en Italia.

La beca se mantendrá durante esta segunda Presidencia de Roca, en la cual se le encargarán diversas obras, como la ornamentación del edificio del nuevo Congreso, la cual integraba la “Fuente las Nereidas” hoy ubicada en la Costanera Sur.

Lola Mora, salía de los patrones artísticos convencionales de la época para Argentina y el ocaso político de Roca, le significó su aislamiento  artístico en el país.

Atento a los cambios sociales, en esta segunda Presidencia designa dos ministros que son hijos de inmigrantes italianos y que no llegan a los cuarenta años: Pablo Riccheri en Guerra y Osvaldo Magnasco en Instrucción Pública.

El semanario Caras y Caretas, que aparece una semana antes de asumir Roca, el 6 de octubre de 1898, es un completo compendio de la cultura de la época.

Es una expresión de la comunicación visual moderna del momento. El color es central. La caricatura su instrumento más poderoso. La foto es la materia prima de la revista, antes que el texto, pese a lo cual tiene entre sus plumas a los escritores y poetas más destacados el momento.

La revista es crítica de Roca, pero desde la ironía. El 30 de marzo de 1901, tuvo la audacia de de publicar en la tapa una caricatura alusiva a la supuesta relación del Presidente con la esposa de Wilde, su compañero de colegio, ministro y amigo.

La información internacional era muy actualizada y completa. En esos años dedica mucha atención a la guerra de los Boers, el conflicto entre el Imperio Chino y las potencias occidentales, a las tensiones militares en los Balcanes, a la rivalidad entre Gran Bretaña y Francia en el mundo, etc.

Pero el blanco político preferido fue el mencionado Magnasco, un innovador elegido por Roca para modernizar el sistema educativo conectándolo con el mundo del trabajo, que termina renunciando por la resistencia a su proyecto en el Senado y la acusación de haberse hecho fabricar muebles para su casa en al taller de la Penitenciaría que dependía de su cartera.

Incluso hay una visión irónica de la escuela técnica Otto Krause, impulsada por Magnasco y elogiaba a quien más lo hostigaba en el Congreso que era el diputado nacional Alejandro Carbó.

En la segunda Presidencia de Roca irrumpe el cine. Se realizan las primeras filmaciones. La visita del Presidente Campos Salles a Buenos Aires en 1900. El saludo fallido ante las cámaras entre Mitre y Roca es considerado el primer “blooper” filmado en nuestro país.

CONCLUSIONES

En la visión de Roca sobre la cultura, la ideología se origina en su juventud, en las aulas del Colegio Nacional de Concepción del Uruguay (1857-1861) donde adquiere una posición que puede definirse como “liberalismo positivista”. En su primera Presidencia (1880-1886), asume la cultura como un ámbito de acción estatal, para facilitar el desarrollo de tendencias e iniciativas que se encuentran en la sociedad. La prosperidad económica la permite. En la segunda Presidencia (1898-1904), la política cultural se articula con una política de becas para el perfeccionamiento de artistas jóvenes en Europa, la cooptación de intelectuales jóvenes de ideas socialistas que se incorporan a la función pública y un clima de apertura y modernización, que expresa la revista Caras y Caretas entre otras manifestaciones. 

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actos de homenaje a roca en el 104 aniversario de su fallecimiento.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Círculo Militar, Santa Fe 750. Fecha 18 de setiembre. Hora:18.30. Ejecución: Banda del Colegio Militar de la Nación y Coro del Círculo Militar.

CONFERENCIA SOBRE EL 120 ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA. Lugar: Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160. Fecha: 9 de octubre. Hora: 18.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga y Lucas Calzoni.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Lugar: Archivo General de la Nación, Leandro N. Alem 246. Fecha; 17 de octubre. Hora: 17.00 Expositores: Dr. Rosendo Fraga y Nicolás Pasaman.

OFRENDA FLORAL E HIMNO NACIONAL FRENTE AL MONUMENTO A ROCA. Lugar: monumento a Roca en Diagonal Sur y Defensa. Fecha: 19 de octubre. Hora: 07.30.

HOMENAJE A ROCA FRENTE A SU TUMBA EN LA RECOLETA. Lugar Bóveda de la familia Roca en el Cementerio de la Recoleta. Fecha 19 de octubre. Hora: 11.00. Orador: Ricardo Balestra.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN SU ANIVERSARIO. Lugar: Museo Roca, Vicente López 2220. Hora 19.00.  Fecha 19 de octubre. Orador: Ministro de Educación, Ciencia y Cultura, Eduardo Finochiaro

ROCA A 120 AÑOS DE LA PRESIDENCIA REFORMISTA. Lugar: Jockey Club, Cerrito 1446. Fecha: 24 de octubre. Hora: 19.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, Anexo de la Cámara de Senadores, calle 7 esquina 49. Fecha: 26 de octubre. Hora 19.00. Ejecuta: Banda Paso de los Andes y Coro del Regimiento 7 de Infantería Mecanizado “Coronel Conde”.

FECHAS A DETERMINAR:

COLOCACIÓN DE OFRENDA FLORAL EN EL MONUMENTO A LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. Organización: Comando de la Brigada de Infantería de Montaña VI y filial Neuquén del Instituto Roca.  Lugar: dicho monumento en Choele-Choel, Neuquén.

ACTO A ROCA EN LA ESCUELA QUE LLEVA SU NOMBRE. Lugar: Escuela Presidente Roca, Libertad (CABA).

ACTO A ROCA. Lugar: salón Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Archivos

A %d blogueros les gusta esto: