*
estás leyendo...
OPINIÓN

OPINIÓN: El Roquismo en Santiago del Estero: Absalón Rojas y Maximio Ruiz, por Roberto Azaretto (Fundación Cultural de Santiago del Estero, 24/9/2016)

Sep-24-16 – por Roberto Azaretto* para la Revista de la Fundación Cultural Santiago del Estero

En 1867 acusado de participar en un alzamiento contra los Taboada, es encarcelado Absalón Rojas, quien logra fugarse de su prisión a Tucumán, iniciando allí actividades vinculadas al comercio de ganado con Bolivia, que le permiten lograr solvencia económica.

El flamante presidente  Domingo Faustino Sarmiento resuelve destinar al Teniente Coronel Roca a Tucumán como jefe del regimiento 6  de línea. Allí trabaran amistad estos dos jóvenes norteños, relación que tendrá consecuencias políticas en el futuro de la región.

Las provincias de Santiago del Estero, Tucumán y Catamarca, habían dado sus electores al candidato mitrista Rufino de Elizalde, por influencia de los hermanos Taboada. Al comenzar el mandato de Sarmiento se produce un intercambio de cartas violento entre Manuel Taboada y el presidente. El gobernador le reclama un gobierno respetuoso de las instituciones y el presidente le niega autoridad para esos reclamos, aludiendo además al parentesco con el siniestro Felipe Ibarra; el gobernador Taboada en su carta se asume como jefe del norte, afirmación que irrita al estadista sanjuanino y le asegura que como gobernador tendrá todo el apoyo y colaboración nacional, pero que se terminaron estas pretendidas jefaturas no institucionales.

Por cierto que en la presidencia de Sarmiento la provincia de Santiago del Estero recibe un importante apoyo nacional, se funda el Colegio Nacional, una escuela de maestros antecesora de la Escuela Normal. Se cuadriplica el subsidio nacional para la instrucción pública, se financia con 10 mil pesos fuertes el canal de Loreto al Río Manso, se otorga 120 mil pesos para la construcción de defensa de la ciudad de las inundaciones del Río Dulce y otros aportes. Durante generaciones se transmitió la leyenda que el ferrocarril al norte pasó por Frías por venganza de Sarmiento. Es un disparate. La construcción por la traza en el límite de Santiago del Estero con Catamarca se debió a razones económicas y técnicas. Los concesionarios del Central Argentino no quisieron construirlo por falta de mercaderías para transportar. Lo tuvo que encarar el Estado y por eso se eligió la trocha métrica, el trazado más corto y que en el futuro fuera la línea troncal de la que se desprenderían ramales a las distintas capitales provinciales, como se hizo en los años siguientes.

Lo que hace Sarmiento,  es debilitar el poder regional de los Taboada, por eso acantona tropas de línea en Tucumán y en enero de 1870 le saca el mando militar del norte al general Antonino Taboada, quien lo había recibido de Mitre, en compensación, por la elección como vicepresidente del tucumano Coronel Marcos Paz, posición a la que aspiraban los Taboada, que durante su predominio,  contribuyeron al afianzamiento de la Nación en el noroeste.

En la elección presidencial de 1874 Santiago del Estero con San Juan y la provincia de Buenos Aires le dio el triunfo al general Mitre, derrotado en las restantes once provincias por Nicolás Avellaneda.  El triunfo del político tucumano, hijo del mártir de Metán, irritó a los porteños que se sublevaron en la campaña bonaerense y contaron en Cuyo con las tropas del General Arredondo. Este militar se dirigió a Córdoba, esperando recibir apoyo de los Taboada, de Antonino y Gaspar y su primo Absalón Ibarra, pues Manuel – el más político de la familia- había fallecido en 1875. El gobierno santiagueño  no participa de la revolución, buscando un acuerdo, con el nuevo oficialismo nacional, por lo que Arredondo se repliega a Mendoza donde es derrotado, en una brillante maniobra de flanqueo, por Julio Argentino Roca en Santa Rosa, acción que le vale su ascenso a general.

Estos hechos provocan la renuncia de Antonino Taboada a su cargo de Inspector y comandante de armas de la provincia y al gobernador Absalón Ibarra a presentar su renuncia el 31  de diciembre de 1874. El 1° de enero de 1875 asume don Octavio Gondra, elegido por la legislatura a instancias de los Taboada y de Absalón Ibarra.  El nuevo gobernador () dice Juan Rafael  “Se había manifestado tiempo atrás partidario de la candidatura de Avellaneda y había reconocido que “así como la Nación ha experimentado una maravillosa transformación tiene que operarse en esta provincia un cambio radical”.

El gobierno nacional no tiene interés en el acercamiento y se evalúa intervenir la provincia o pasar a la acción directa. Se decide este camino con el envío por parte del ministro de Guerra y Marina Doctor Adolfo Alsina del batallón 9 de línea a la provincia. Esto provoca el abandono de la provincia por parte de los hermanos Taboada. El gobernador Gondra ofrece el ministerio de gobierno a la oposición, lo que es rechazado, renuncia entonces a su mandato el 24 de marzo de 1875. Aceptada la renuncia el 29 de marzo se elige gobernador por la legislatura a Gregorio Santillán. El juez decreta la prisión de Absalón Ibarra y se persigue a los taboadistas. Se asalta incluso la casa del senador nacional Luis Frías.

Avellaneda, en varias oportunidades, destacará su acción en Santiago del Estero. Lo hace en su último mensaje al Congreso, en mayo de 1880. en estos términos “Bajo el aspecto de las libertades vemos que ya no hay Provincias esclavas o sometidas a un régimen tradicionalmente opresivo y bárbaro; la última  que rompió sus cadenas fue Santiago del Estero, al iniciarse la Administración presente, bajo la acción tranquila de la Justicia Nacional, y sin el derramamiento de una gota de sangre”.

La caída de los Taboada inaugura un periodo de inestabilidad. Hasta el gobierno de Absalón Rojas, a mediados de la década siguiente, ningún gobernador concluirá su mandato.

Tres son los grupos que disputaran el poder, los antiguos taboadistas, sus adversarios tradicionales y el que forma Absalón Rojas, con el Club Libertad. Rojas preside la Junta  de Instrucción Pública durante el gobierno de Gregorio Santillán, pero pronto será opositor a Santillán y a los hermanos Juan y Luis Pinto. En ese contexto de división las facciones concilian apoyando al prebístero Baltasar Olaechea y Alcorta.  Este gobernador renuncia en 1878, ante las tensiones entre los partidos y es elegido para completar el período gubernativo Mariano Santillán.

Se acercaba el tiempo de las candidaturas presidenciales. En 1878  el general Roca, asume el ministerio de Guerra y Marina, que le da la oportunidad de ejecutar su plan de Conquista del Desierto, ya propuesto cuando objetó el plan de Alsina de construcción de una zanja defensiva contra los malones indígenas y el avance paulatino. Ahora se aboca a convencer al Congreso para lograr los recursos para encarar la ofensiva que termine con la frontera interior y el riesgo de perder los territorios del sur en manos de una potencia extranjera.

Roca ha recorrido el país en sus campañas militares, como eficiente oficial subalterno y como jefe y se ha vinculado con las élites provinciales. Su madre Agustina Paz y Figueroa  era de una de las familias de más prosapia en el norte. Su padre el Coronel Segundo Roca, participó en todas las guerras argentinas, desde las de la independencia, con el Brasil, la confederación Peruana Boliviana, las civiles, hasta la del Paraguay donde muere. El casamiento de Roca, joven general de 31 años con Clara Funes lo vincula a la sociedad más tradicional de Córdoba, provincia que será su sostén político junto con todo Cuyo. En Santiago del Estero tendrá en Absalón Rojas y el Club Libertad un amigo leal.

En 1879 Roca espera que Rojas sea elegido gobernador, pero  la gana un antiguo Taboadista Pedro Gallo, con mandato hasta 1882. En los primeros meses gobierna con amplitud, pero al poco tiempo barre con los roquistas, empezando por el ministro de gobierno Telasco Castellanos y se alía con Absalón Ibarra y los Taboada, para apoyar a Bernardo de Irigoyen como candidato a presidente,  pero Irigoyen desiste de  su postulación y entonces el gobernador resuelve inclinarse por Roca, aunque los roquistas santiagueños temieron, hasta el momento de constituirse el Colegio Electoral, que los electores lo hicieran por Carlos Tejedor.

Roca tenía dos certezas cuando regresa triunfante de la campaña al desierto,. Una que sería presidente, la otra que los porteños se rebelarían ante el triunfo de un candidato netamente provinciano. Y así fue, Carlos Tejedor no aceptó la derrota y movilizó a la guardia nacional porteña. Veinte mil hombres se enfrentaron por varios días en los suburbios de Buenos Aires triunfando el ejército nacional al costo de tres mil muertos. Una gran parte de ellos nativos de Santiago del Estero.

Santiago del Estero tuvo una etapa conflictiva en los primeros años de la presidencia de Roca, junto con Catamarca fueron las únicas  donde se llegó a la intervención federal, tanto por disputas nacionales, como conflictos entre las facciones de la provincia.

Los problemas se inician hacia el final del  gobierno de Pedro Gallo, que si bien había apoyado la elección del general Julio Argentino Roca con los electores santiagueños, despertaba desconfianza por  sus antecedentes Taboadistas.

Roca no logró que Gallo aceptara sus sugerencias para la designación del ministro de gobierno y para las candidaturas a diputados nacionales. Además el gobernador de Buenos Aires Dardo Rocha, ya iniciaba sus tratativas para ser elegido como presidente al finalizar el mandato del estadista tucumano. Este consideraba que no era adecuada una candidatura porteña, al poco tiempo de los enfrentamientos entre  el gobierno nacional y el de la provincia de Buenos Aires, que culminaron con la federalización de la ciudad de Buenos Aires.

El presidente sospechaba que Gallo estaba  vinculándose a Rocha y que apoyaba para su sucesión en la gobernación a su  yerno Juan Pinto, que ya se había comprometido con el gobernador de Buenos Aires. Los roquistas  escribieron al presidente para frenar esa candidatura, pero Gallo insistió en sostener a su yerno.

En junio tuvieron lugar las elecciones para renovar la mitad de la Legislatura que elegiría, en octubre, al nuevo gobernador. El resultado fue favorable al gobernador, por lo que la oposición de atrincheró en la Legislatura, anularon las elecciones en los Departamentos donde habían perdido, aprobaron las que les dieron el triunfo, suspendieron  al gobernador designando como provisorio al presidente de la Legislatura Pedro Lami y convocaron a nuevas elecciones en los Departamentos donde fueron declaradas nulas.

El gobernador Gallo se atrincheró en el Cabildo con  hombres que reclutó y  pidió al Congreso la intervención federal, acusando al Presidente de desestabilizar la provincia con la colaboración del inspector de la Oficina de Enganche y la entrega de armas a Absalón Rojas.

En septiembre el Senado trata el pedido de intervención resultando un dictamen de mayoría contrario a los deseos de Roca – que no quería la intervención, disponiendo la misma para  reponer a  Gallo,  con el argumento que éste había sido depuesto por una legislatura sediciosa.  En el recinto la intervención es aprobada por 15 votos contra 13, lo que fue tomado como una derrota del presidente en manos de los aliados de Dardo Rocha. Remitido a diputados la Cámara no alcanzó a tratarlo en sesiones ordinarias, que concluían el 30 de septiembre y  Roca no incluyó el proyecto en la agenda de las sesiones extraordinarias.

En la provincia el conflicto continuaba. Gallo convoca a nuevas elecciones legislativas que fueron muy conflictivas con mesas dobles y como resultado  se constituyeron dos legislaturas simultáneas. La opositora, presidida por Lami, eligió gobernador a Luis Pinto. Esta significaba el triunfo de Miguel Ángel Juárez Celman, que compartía  con Roca la necesidad de terminar con Gallo porque era sacarle los electores de Santiago del Estero a Rocha, pero que tenían amigos distintos en la provincia. El presidente no simpatizaba con Luis Pinto, en cambio el gobernador de Córdoba lo impulsaba con entusiasmo.

Fue una victoria poco duradera. En junio de 1883, Pinto es destituido por una intervención federal promovida por Absalón Rojas en la Cámara de Diputados. La misma tiene su origen en la controvertida elección de un senador nacional por la legislatura. La legislatura que respondía al gobernador Luis Pinto eligió a don Pedro Lami como senador y la leal al ex gobernador Gallo a don Pedro Vieyra. Los electos presentaron sus diplomas al Senado, reclamando ser los legítimos representantes de sus provincias. El Senado Nacional rechazó los dos diplomas con el argumento que las dos legislaturas presentaban vicios  en su origen y por consiguiente ninguno podía ser considerado representante legítimo de Santiago del Estero. El Senado recomendó a la provincia poner orden en su situación institucional. Rojas ve en esta decisión la oportunidad para presentar el pedido de intervención federal en la Cámara  de Diputados; se basa en que el rechazo de los diplomas indicaba, sin duda, que la forma republicana de gobierno estaba alterada en Santiago del Estero. La Cámara de Diputados la aprueba con 48 votos contra 10,  votan en contra los diputados por Córdoba que respondían a Juárez Celman.

Juárez queda derrotado en Santiago del Estero al ser desplazado Luis Pinto y su legislatura y mostraba que tenía escasa influencia en el Congreso. Roca le demostraba quien mandaba, aunque no admitía influencia en los sucesos. Juárez le dijo en una entrevista reservada que sospechaba de sus manejos y le pide, para no aumentar su humillación, que no respalde la candidatura de Rojas a la gobernación.

El general Roca designa interventor federal al presidente de la Cámara de Diputados el Dr Isaac  Chavarría, quien llamó a elecciones para el mes de septiembre. El roquismo se agrupó en una alianza forjada por los diputados nacionales Absalón Rojas y Manuel Gorostiaga, que logran las tres cuartas partes de las bancas de la Legislatura. Los pintistas se abstuvieron. Al mes siguiente los legisladores votaron  a Pedro Unzaga, que se comprometió a apoyar en lo nacional la política de Roca.

Al año siguiente los conflictos surgen otra vez, ante la sospecha de que Manuel Gorostiaga y el gobernador Unzaga se acercaban a la liga Rochista. La crisis estalla cuando el gobernador quiere desplazar al jefe de policía – seguidor de Rojas- quien se dirige a la legislatura pidiendo el juicio político de Unzaga. El gobernador se refugia en la casa que habitaba el ministro de gobierno, el doctor Nicolás Matienzo, adónde concurren las fuerzas policiales para apresarlo con el resultado de un enfrentamiento con cinco muertos.

La Legislatura dispuso nombrar una comisión judicial que suspendió, con quórum dudoso al gobernador, asumiendo el titular del legislativo. Por otro lado el Congreso rechaza el pedido de intervención federal del gobernador Unzaga. De esa manera Absalón Rojas tenía manos libres para manejar la política provincial y Roca consolidaba  su influencia en Santiago del Estero.

Como dice Paula Alonso: “Los conflictos santiagueños fueron complejos, ya que se mezclaron los intereses contrapuestos de las tres ligas principales del PAN (Partido Autonomista Nacional), la rochista, la roquista y la juarista. La caída de Gallo fue fruto de la resistencia de Roca y Juárez a que esta provincia quedara  bajo la influencia de Rocha. Sin embargo Roca y Juárez contaban con distintos aliados locales que pronto se dieron enfrentados. Roca permitió que inicialmente un juarista, Luis Pinto, se convirtiera en gobernador para evitar forzar en extremo la situación provincial imponiendo a los rojistas. Cuando comprendió que no podía controlar a Pinto, promovió su caída, aunque esta le acarreara un alto costo político a su concuñado. Roca promovió la unión entre las fuerzas mayoritarias de Rojas y las minoritarias de Gorostiaga, que culminó con la elección de Unzaga como gobernador pero, cuando estimó que Gorostiaga lo había traicionado, Roca permitió que los rojistas promovieran la caída de Unzaga dejando a la Provincia bajo el dominio exclusivo de Rojas.

Del paso de Nicolás Matienzo por el ministerio de gobierno quedó la reforma de la Constitución, que entre otros cambios reemplazó la elección por la legislatura del gobernador por la elección de un Colegio Electoral, también introdujo la bicameralidad, con la división de la Legislatura en un cámara de diputados y otra de senadores.

Dardo Rocha pensaba usar los enormes recursos de la provincia de Buenos Aires para lograr los apoyos provinciales. Decía que Carlos Tejedor había actuado con torpeza, pues en vez de buscar imponerse por la fuerza debía haber aprovechado la riqueza de su provincia  para lograr voluntades. Precisamente en  el derrocamiento de Gallo, para frenar la sucesión en su yerno, se les acusaba de haber recibido una oferta del gobernador  Rocha de doscientos mil pesos fuertes a cambio de su apoyo. Esa cifra superaba el presupuesto de Santiago del Estero.

En 1886 la provincia de Buenos Aires tenía ingresos fiscales de 15millones de pesos anuales. Le seguía Entre Ríos con 1.174.000 pesos, luego Córdoba con 797.100 pesos, Santa Fe  726 mil pesos, Tucumán  444 mil pesos, Santiago del Estero recaudaba  266.143 pesos, Esto comparado  con  cifras de alrededor de 90 mil pesos en 1872 o los 18 mil pesos anuales de Ibarra en 1835 era un gran salto.

Entre 1886 y 1890 los presupuestos provinciales se incrementan notoriamente, por las reformas fiscales y por el financiamiento de los bancos garantidos de las provincias. Es que el presidente Juárez Celman, que como ministro y gobernador de Córdoba, había experimentado las carencias provinciales, fue el presidente que en toda la historia constitucional argentina más autonomía política y financiera reconoció a las provincias argentinas, además del incremento en un 100% de las partidas en obras públicas para  las provincias que dispuso el ministro del Interior, encargado entonces de ejecutar los trabajos públicos en el interior.

En 1890 el presupuesto de la provincia de Buenos Aires alcanza a casi 21millones de pesos, el de Santa Fe se incrementa seis veces al llegar a 4.478.000 pesos. El  de  Córdoba  ahora es de 3.609.000 pesos y el de Santiago del Estero se acerca al millón de pesos. Las diferencias económicas se habían acortado.

La unidad del país con la nacionalización de la Aduana de Buenos Aires, posibilitaba la ayuda fiscal a las provincias y la financiación de obras para su desarrollo, en donde la mayor parte se canalizaba a la construcción de los ferrocarriles, acortando distancias y disminuyendo el costo de los fletes, posibilitando el despegue de las provincias.

Las dificultades de la Confederación presidida por Urquiza, que no contaba con esos recursos, impidiendo ayudar a las provincias se superaban. Es que las diferencias de riqueza eran abismales. En 1864 Buenos Aires la riqueza producida alcanza a los  420 millones de pesos oro,  Las otras trece provincias sumadas lograban  265 millones de pesos oro. La segunda provincia era entonces Entre Ríos con 52 millones de pesos oro, Santa fe 32 millones y Córdoba con 29 millones. Santiago del Estero con 15millones estaba por encima de San Luis, Jujuy y la Rioja.

Es que las llamadas provincias interiores tenían el problema de la distancia y habían sufrido restricciones durante los gobiernos del Imperio Español, que impedían su progreso. A ello se agregaba los costos en vidas y bienes de las guerras de la independencia y las civiles y la desarticulación con la emergencia de diversas repúblicas de antiguos  circuitos comerciales. Por el contrario Buenos Aires y  en general el Litoral, que despega además con la libre navegación de los ríos, estaba vinculado desde el siglo XVIII a los mercados mundiales.

Absalón Rojas completa su mandato sin sobresaltos y logra que Maximio Ruiz, primo por los Villagrán –familia con arraigo en el Departamento Pellegrini – lo sucediera. Rojas si bien tuvo relaciones excelentes con Juárez Celman, nunca rompió sus vínculos con Roca.

 El 7 de octubre de 1889, se inicia el gobierno de Maximio Ruiz, importante propietario de tierras en la Banda, en Antajé, para ser precisos. Fue un pionero en sus actividades como productor, llevando el  riego a su costa, a sus tierras. Utilizaba maquinaria moderna, ensayó diversos cultivos como la alfalfa y el algodón y plantó viñas y olivares.

Ruiz era coronel de la Guardia Nacional y  participó de la guerra con el Paraguay; residió un tiempo en Entre Ríos, donde logró la amistad del General Urquiza, que le dio hospitalidad en el Palacio San José. Rojas pasó a ocupar una banca en el Senado Nacional sin preocupaciones con la actitud de su sucesor, que mantuvo a los funcionarios de Rojas en los principales cargos provinciales.

Luego de la revolución del noventa y los acuerdos de Roca y Mitre, el general tucumano que ocupaba el ministerio del Interior le pide a Rojas que  abra el gobierno a los cívicos. Rojas se  muestra reticente y le escribe  a Roca  “para los que hemos recibido ya otra educación política, es fácil y posible que los hombres se entiendan olvidando hasta los ofensas que se hubieren infringido en las luchas, pero este pueblo, ni querido general, no está todavía educado en esa escuela, la política es pequeña y personal y los hombres en  general obedecen a ideas y pasiones y sentimientos estrechos”. Por  otro lado Manuel Gorostiaga se quejaba, también, ante Roca sobre las dificultades para obtener un acuerdo. Pero Roca logra convencer a Rojas y el gobernador Ruiz le cede el ministerio de Gobierno a los partidarios de Gorostiaga, lugares en la legislatura, puestos públicos y promete reorganizar la justicia.

Estos logros de Gorostiaga no perduraron. A fines de 1891 el acuerdo nacional se frustra y Rojas aprovecha para recuperar las posiciones dadas al mitrismo, evitando una lista conjunta para le legislatura con ellos. Por otro lado la flamante agrupación modernista que postulaba a Roque Sáenz Peña ´para suceder a Pellegrini en la presidencia de la Nación, integrada por muchos jóvenes juaristas intenta lograr el apoyo del oficialismo santiagueño, pero no tienen éxito pues la lealtad de Absalón Rojas y Maximio Ruiz hacia Roca era inquebrantable.

El 23 de junio de 1891 estalla una sedición contra el gobernador Ruiz. El teniente Toloza toma a las 2 de la mañana el Cabildo con un piquete policial, reúne ciento cincuenta hombres. Apresan al  gobernador en su domicilio siendo trasladado al edificio del Cabildo. También son encarcelados el vicegobernador Beltrán, el jefe de policía y algunos legisladores.

Se atribuía la jefatura del golpe a Pedro García, cercano a Gorostiaga, pero éste acepta que Beltrán se  haga cargo del gobierno. De inmediato el vicegobernador da cuenta – por telegrama-  de las novedades al presidente Pellegrini que con la energía que  lo caracterizaba convoca a Manuel Gorostiaga, Pablo Lascano,  Jiménez Beltrán y Bruchmann para tratar la situación. Pellegrini impone la restitución en el cargo de  Maximio Ruiz, que por otra parte estaba siendo respaldado por sus partidarios de Ojo de Agua, Robles y por fuerzas en la ciudad mandadas por su sobrino Adolfo Ruiz que derrotaron a los insurrectos. Pellegrini mandó un escuadrón del once de caballería a reforzar la legalidad.

El 8 de octubre de 1892 se hace cargo por segunda vez de la gobernación Absalón Rojas. Diez días después estalla otro motín encabezado por Manuel Gorostiaga y con la participación de Pedro García, Napoleón Taboada,, Gelasio Lagar ( ex funcionario de Rojas) y Genaro  Martínez. Estos últimos ahora eran “modernistas” y García yTaboada cívicos o Mitristas. Con 29 hombres armados toman el Cabildo y detienen en la casa a Rojas, que telegrafía a Buenos Aires sobre la revuelta, pero los sediciosos han cortado las líneas. Las noticias llegan debido a don Jesús Fernández, fundador de la ciudad que lleva su nombre y vinculado al partido Autonomista Nacional, que en Santiago del Estero encabezaba Rojas.

En el Congreso se debate la intervención federal, que puede ser para reponer en el gobierno a Rojas, o para aceptar la revuelta y convocar a comicios. El diputado Figueroa dirá “ Hay gobiernos que no son nada y no se los debe sostener….también hay revolucionarios que no son el pueblo. El pueblo puede desear la caída de un gobernante, pero no implica que el pueblo esté con los revolucionarios. A o B. La revolución en Santiago  tiene cien hombres en armas en la capital de la provincia. Esto es todo lo que ha podido reunir, en la campaña no tiene un solo hombre. Díganme si eso es el pueblo de Santiago”.

El 29 de octubre asume el Interventor Eduardo Costa quien advierte que evaluará si corresponde reponer a las autoridades o llamar a elecciones para constituir los poderes públicos. De inmediato ordena la libertad del gobernador, funcionarios y legisladores.  Rojas y el vice Barraza, elevan sus renuncias a la legislatura. Costa disuelve la legislatura  y convoca a elecciones de gobernador y legisladores. Costa era mitrista, no lo disimula, incluso en  los fundamentos de su decreto de convocatoria  se refiere a como los Tabaoda “cuidaron de salvar las formas de la legalidad”.

Los sucesos de Santiago del Estero, dieron lugar, a fuertes debates en el Congreso y a tratativas, reservadas, entre los más importantes dirigentes nacionales. Es que el sistema de elección indirecta del presidente de la Nación, hacía que las provincias fueran muy importantes e influyentes en ese proceso.

Por eso los Autonomistas Nacionales de Roca y Pellegrini, los cívicos de Mitre, con sus viejos lazos con los Taboadistas y los modernistas de Roque Sáenz Peña, todos con presencia en el gabinete de Luis Sáenz Peña pujaron para lograr o evitar la recuperación del poder para Absalón Rojas.

Eduardo Costa hace triunfar a una coalición de cívicos y modernistas que llevan a la gobernación al médico Gelasio Lagar, primer graduado universitario en alcanzar la gobernación. Por otro lado la antigua Legislatura elige senador nacional a Rojas. Su diploma da lugar a otro debate áspero pero es incorporado. Estará poco tiempo en la banca pues fallece. Osvaldo Magnasco define bien claro lo sucedido, con la destitución de Rojas “ es un golpe porteño contra las provincias”. El general Roca que es un estratega consumado se tomará revancha pocos años después, logra la intervención federal al gobierno de Lagar y la elección del sobrino de Maximio  Ruiz como gobernador, se trata de Adolfo Ruiz.

En este ciclo del Roquismo en Santiago del Estero, se consolida y acelera el crecimiento que comienza en la provincia con los Taboada, sobre todo en sus últimos años, cuando el avance del ferrocarril genera un importante movimiento que se traduce en la ampliación de las tierras irrigadas, con canales construidos por los propietarios.  Se hacen distintos cultivos y se instalan siete ingenios azucareros. Desde la vieja acequia abierta por los conquistadores a lo largo de la actual avenida Belgrano, no se abrió ningún cauce hasta 1870.

En 1884 llega el ferrocarril a Santiago del Estero, durante el gobierno de Sofanor de la Silva. Este ramal, que parte de Frías, fue gestionado por Absalón Rojas, en 1880 con un proyecto de Ley que presentó en el Congreso Nacional, como diputado por la provincia.

También se han escrito críticas, de parte de quienes carecen de formación en temas de transporte, porque al llegar a las cercanías de Loreto, no siguió la traza del viejo camino real. Fueron los ingenieros los que debido a los problemas de cambio de curso del Río Dulce resolvieron utilizar otros terrenos, los costos se elevaban de tal manera, para evitar la destrucción por las inundaciones pero lo hacían inviable.

Cabe agregar que por el viejo camino las carretas recorrían casi mil cuatrocientos kilómetros para llegar a Buenos Aires. Recorrido que se acortará en casi cuatrocientos kilómetros con el Central Argentino (Mitre). No es cierto que lo “viejos pueblos” decayeron al construirse los ferrocarriles con otros trazados. Esos pueblos, como Atamisquí, Salavina, ya estaban  decadentes en ese tiempo. La causa fue el cambio de curso del Dulce en1823, que llevó a gran parte de la población a emigrar.

En los gobiernos de Rojas yRuiz se consolida el estado provincial, en simultáneo, con la consolidación del estado nacional. En 1890 llega el ferrocarril de trocha ancha a la Banda, un año después se inaugura la conexión con la ciudad de Santiago del Estero con la construcción del puente “negro”  sobre el Rio Dulce. Por otro lado comienzan los trabajos para otro ferrocarril de trocha económica; se trata del que parte de Santa Fe a Tostado que se prolonga a Salta. Desde Añatuya, partirán en la primera década del siglo pasado las líneas hacia el Chaco.

Con la concesión para explotación de maderas a Eliseo Monti, en Choya, que vende durmientes para el ferrocarril Central Argentino, Santiago del Estero encuentra un recurso que le da viabilidad fiscal por mucho tiempo, tanto por la venta de tierras, como por los impuestos que pagaran los obrajeros y una fuente de trabajo asalariado que le permite a los más pobres tener un ingreso por su trabajo, hasta ese momento condenados a sobrevivir por la comida en las estancias o buscar ingresos en las cosechas de las provincias vecinas.

Que luego no se haya encarado la reforestación no es responsabilidad de esos gobernantes que con el recurso de los montes pudieron encarar obras en beneficio de la provincia.

El logro mayor fue duplicar en los tres años de gobierno de Rojas el número de escuelas y el de alumnos, como asimismo promover la educación de las mujeres. Santiago del Estero salía de la larga y estéril siesta ibarriana, que no fundo una sola escuela – había dos en toda la provincia- cuando murió luego de 30 años en el gobierno. ¡qué paradoja, el ministerio de Educación, se asienta en un complejo edilicio con el nombre de Juan Felipe Ibarra!. En el  gobierno de Rojas, el presupuesto en educación llegó al 50 % del total.

Se instaló el alumbrado público eléctrico, los primeros teléfonos. Se iniciaron obras como el canal a Loreto y a la Banda que se siguieron desarrollando en el gobierno de Maximio Ruiz.  Son los actuales canales San Martín y la Cuarteada. Se instaló el primer hospital, luego de una epidemia de cólera, el primer Teatro frente a la plaza Libertad.

Se abrieron las cuatro avenidas, varias  plazas, se fundaron pueblos, se establecieron los límites con las provincias vecinas. Se promovió la inmigración. Se crean oficinas como la del registro de bienes raíces, se establece un régimen municipal.

Es cierto que hubo bastante nepotismo, como había ocurrido en la etapa previa del Taboadismo. Pero hay que tener en cuenta la falta de personas con alguna educación. En ese entonces en las provincias menos pobladas, y que por su pobreza no habían podido dar a sus hijos educación media, y ni hablar de la universitaria, limitaba mucho la posibilidad de reclutar cuadros de gobierno y administrativos. Los santiagueños con estudios superiores estaban en Buenos Aires como Benjamín Gorostiaga o Amancio Alcorta, otros en Córdoba.

Los tres hijos varones de Absalón Rojas se destacaron, Ricardo el notable escritor, que incursionó en la historia y la política, Nerio Rojas, neurólogo de prestigio, escritor, diputado nacional por la ciudad de BuenosAires. Absalón Rojas, su otro hijo representó a Santiago del Estero en la Cámara de Diputados de la Nación. Los hijos de Maximio Ruiz permanecieron en la provincia donde viven bisnietos y tataranietos.

Ricardo Rojas escribió en 1940 un artículo en el diario “Los Andes” de Mendoza sus recuerdos del motín que derrocó a su padre. Se vio envuelto en un entrevero entre Rojistas y Opositores en la Chopería donde incluso tuvo lugar en la calle un duelo crioll: “De pronto, dos hombres se trabaron en duelo criollo, en medio de la calle. Se hizo rueda en torno. Yo me metí entre las piernas de los curiosos y observé de cerca también. Un hachazo rudo en la cara del rojista le abrió en la frente una enorme herida. El duelo había terminado. Mientras lo curaban en la farmacia, esperé atónito, sin saber que hacer. Cuando el herido me vio me tomó entre sus brazos, me alzó hasta la altura de sus ojos y me dijo: Ricardito ve y dile a Don Absalón como andan los rojistas”.

*Roberto Azaretto es miembro de número de la Academia Argentina de la Historia y de varios institutos de investigación histórica.

Bibliografía

  • Alonso Paula “Jardines Secretos, Legitimaciones Públicas el Partido Autonomista Nacional y la Política Argentina a Fines del Siglo XIX”
  • Alem Lascano Luis “Historia de Santiago del Estero” Plus Ultra 1992, Edhasa  2010
  • Carrizo Julio “Juan F. Ibarra y los Tabaoda: Caudillos y Políticas Fiscales, Económicas y Sociales” Santiago del Estero 1820 -1875 Instituto Superior la Sagrada Familia 1° edición 2014
  • Cortés Conde Roberto “Dinero, Deuda y Crisis, Evolución Fiscal y Monetaria en la Argentina, Sudamericana, 1989
  • Duncan “Government  by Audacity”  Melbourne University 1984
  • Halperín Donghi Tulio “Una Nación para el Desierto Argentino” Sudamericana1991
  • Luna Félix “Soy Roca” Sudamericana 1990
  • Llach Lucas “The Wealth of the Provinces. The Rise and Hall Interiorin the Poltical Economy of Argentine 1880 – 1910” Universidad de Harvard  2007
  • Carlos Machaud Ing. “Regadíos en  Santiago del Estero, y en especial en la Zona del Río Dulce” Publicación oficial,1942
  • Rafael Juan “El Federalismo y las Intervenciones Nacionales” Plus Ultra
  • Tenti Mercedes “La Formación de un Estado Periférico, Santiago del Estero de 1875 a 1916” Edición de la Universidad Católica.
  • Tenti Mercedes  “El Proto Estado Taboadista en Santiago del Estero ( 1852 a 1875)”  Universidad  de Salta, 2012
  • Correspondencia de Roca con políticos santiagueños. Archivo Museo Roca
Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actos de homenaje a roca en el 104 aniversario de su fallecimiento.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Círculo Militar, Santa Fe 750. Fecha 18 de setiembre. Hora:18.30. Ejecución: Banda del Colegio Militar de la Nación y Coro del Círculo Militar.

CONFERENCIA SOBRE EL 120 ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA. Lugar: Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160. Fecha: 9 de octubre. Hora: 18.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga y Lucas Calzoni.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Lugar: Archivo General de la Nación, Leandro N. Alem 246. Fecha; 17 de octubre. Hora: 17.00 Expositores: Dr. Rosendo Fraga y Nicolás Pasaman.

OFRENDA FLORAL E HIMNO NACIONAL FRENTE AL MONUMENTO A ROCA. Lugar: monumento a Roca en Diagonal Sur y Defensa. Fecha: 19 de octubre. Hora: 07.30.

HOMENAJE A ROCA FRENTE A SU TUMBA EN LA RECOLETA. Lugar Bóveda de la familia Roca en el Cementerio de la Recoleta. Fecha 19 de octubre. Hora: 11.00. Orador: Ricardo Balestra.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN SU ANIVERSARIO. Lugar: Museo Roca, Vicente López 2220. Hora 19.00.  Fecha 19 de octubre. Orador: Ministro de Educación, Ciencia y Cultura, Eduardo Finochiaro

ROCA A 120 AÑOS DE LA PRESIDENCIA REFORMISTA. Lugar: Jockey Club, Cerrito 1446. Fecha: 24 de octubre. Hora: 19.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, Anexo de la Cámara de Senadores, calle 7 esquina 49. Fecha: 26 de octubre. Hora 19.00. Ejecuta: Banda Paso de los Andes y Coro del Regimiento 7 de Infantería Mecanizado “Coronel Conde”.

FECHAS A DETERMINAR:

COLOCACIÓN DE OFRENDA FLORAL EN EL MONUMENTO A LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. Organización: Comando de la Brigada de Infantería de Montaña VI y filial Neuquén del Instituto Roca.  Lugar: dicho monumento en Choele-Choel, Neuquén.

ACTO A ROCA EN LA ESCUELA QUE LLEVA SU NOMBRE. Lugar: Escuela Presidente Roca, Libertad (CABA).

ACTO A ROCA. Lugar: salón Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Archivos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: