*
estás leyendo...
OPINIÓN

OPINIÓN: Quirno Costa: Entre la diplomacia y la vicepresidencia de Roca, por Rosendo Fraga (1/10/2015)

Oct-01-15 – por Rosendo Fraga para ROCA HOY

NORBERTO QUIRNO COSTA 2Norberto Quirno Costa nace en Buenos Aires en 1844 y muere en 1915 a los 71 años en San Fernando (provincia de Buenos Aires). Es el mismo ciclo vital que le tocó a Julio A. Roca, quien habiendo nacido en 1843 en Tucumán, fallece también a los 71 años en la Ciudad de Buenos Aires en 1914, seis meses antes.

Hizo sus estudios en su ciudad natal en el Colegio de Mayo y se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires.

Quirno fue secretario de nuestra representación diplomática en Brasil, Subsecretario de Relaciones Exteriores de Sarmiento, ministro de esta cartera en la Presidencia de Juárez Celman, represente diplomático argentino en Chile durante la Presidencia de Luis Sáenz Peña y también canciller, aunque brevemente, en esta Presidencia. Además, fue ministro del Interior en las presidencias de Juárez Celman, José Evaristo Uriburu, y Manuel Quintana.

En cuanto a los cargos legislativos, en la Presidencia de Sarmiento integró la Comisión reformadora de la Constitución Bonaerense. Diputado en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires en la Presidencia de Avellaneda, será electo diputado nacional electo en 1878, en el mismo período presidencial. Durante la presidencia de José Evaristo Uriburu integró -y llegó a presidir- la Comisión reformadora de la Constitución Nacional. En su rol de Vicepresidente de la Nación presidió el Senado durante la segunda Presidencia de Roca y fue pre-candidato a la Presidencia al terminar aquél su mandato y también candidato a senador nacional en la Ciudad de Buenos Aires (aunque fue derrotado en ambas ocasiones).

Fuera del ámbito nacional, Quirno presidió la sesión de apertura del Congreso de Derecho Internacional Privado que se realizó en Montevideo en 1888, integró la Comisión Nacional del Centenario y representó a la Argentina en la Reunión Internacional de Derecho realizada en Río de Janeiro de la cual fue electo Presidente.

Finalmente, en su rol de periodista integró la redacción de diarios como El Pueblo y La Prensa, donde sustituyó como columnista a Carlos Pellegrini.

Este repaso por su polifacética actividad política y profesional convierte a Norberto Quirno Costa en el arquetipo de los hombres que integraron la llamada Generación del Ochenta: político, estadista, diplomático y periodista.

Pese a todo esllo, es una figura relegada en la historia argentina, de la que se ha escrito muy poco. En mi opinión, el texto más relevante escrito sobre su figura pertenece al historiador Fernando Madero, que permaneció inédito hasta 1989, cuando fue incluido en un volumen que reunió sus trabajos sobre genealogía e historia en una edición limitada de sólo 200 ejemplares.

Al igual que el trabajo de Madero -que pudo acceder a los papeles personales de Quirno donados por sus descendientes a la Academia Nacional de la Historia en 1972-, las memorias escritas por Quirno, que fueron publicadas en El Diario de Manuel Lainez poco después de su fallecimiento, merecen ser reeditadas.

Políticamente, comienza su militancia en el Autonomismo Bonaerense durante las presidencias de Mitre y Sarmiento. Luego gira hacia el Liberalismo durante la Presidencia de Avellaneda y los años iniciales de la primera Presidencia de Roca. Su padre había sido oficial del Ejército de Lavalle en su campaña contra Rosas y su tío abuelo, Valentín Gómez, fue uno de los ideólogos del Directorio y de Rivadavia, para quien sirvió en el campo político y diplomático. Al promediar la primera Presidencia de Roca, vuelve a girar hacia el Autonomismo, en cuyas filas se mantendrá hasta el fin de sus días, en los que asume una clara identificación con el Roquismo.

Meses antes de fallecer integra la conducción del Partido Demócrata Progresista, que se constituye en 1914 para organizar a las fuerzas políticas conservadoras frente a nuevo escenario político-electoral que planteaba la Ley Sáenz Peña.

Sobre el final de su vida, Quirno hace un balance de su actuación pública, destacándose su rol diplomático:

Me ha tocado en diversas épocas tomar parte activa en los asuntos internacionales que interesaban a mi país y puedo afirmar con espíritu sereno y con el convencimiento de los hechos producidos, que la política argentina tuvo siempre grandes como propósitos: solucionar en paz todas las cuestiones que teníamos con nuestros vecinos, vincularse con ellos y promover por todos los medios posibles el ensanche de sus relaciones con la Europa para desenvolver las grandes riquezas que poseemos, atrayendo hombres y capitales.

Joaquín V. González, reconocida figura política e intelectual que se destacó en el gabinete de Roca durante su segunda Presidencia, dice de Quirno:

Fue un hombre de estado positivo, hábil, modesto, lleno de expedientes y recursos; de inventiva fecunda y de sutileza y amplitud suficiente para correr delante de los sucesos y no dejarse enredar por la más intrincada maraña de la más artera diplomacia.

Su visión de las relaciones internacionales lo llevaba a dar prioridad a la región y a la relación con Europa. Pero respecto a los EEUU, al igual que Julio A. Roca y Carlos Pellegrini, no tenía la obsesión contra su hegemonía que caracterizó a figuras que actuaron en el campo de la diplomacia como Vicente Quesada, Roque Sáenz Peña y Manuel Quintana, quienes en la primera conferencia interamericana realizada en Washington en 1889, fueron más allá de las instrucciones impartidas por Quirno Costa como Ministro de Relaciones Exteriores.

Tras su primera experiencia pública en la diplomacia, en la que acompaña al General Paunero en nuestra representación diplomática en Río de Janeiro como Subsecretario de Relaciones Exteriores, se traslada a Paraguay para negociar un tratado que termine con las secuelas de la guerra, el que se frustra por las desavenencias entre Argentina y Brasil.

En los tres años que es canciller durante la Presidencia de Juárez Celman, realiza una política activa y trascendente: ordena el cuerpo consular; fomenta la inmigración, creando representaciones en Europa para captar inmigrantes, logra una ley del Congreso para subsidiar sus pasajes y promueve que se les permita el acceso a la propiedad de la tierra; realiza gestiones de acercamiento con el Vaticano, con quien las relaciones diplomáticas estaban interrumpidas desde la primera Presidencia de Roca; enfatizó el reclamo por la soberanía en Malvinas, como consta en la Memoria del Ministerio de 1888 y en las instrucciones impartidas a nuestro representante diplomático en Londres, Luis L. Domínguez; logra mediante un acuerdo con Bolivia que este país ceda su territorio de la Puna de Atacama a cambio de la renuncia a nuestros derechos a la provincia de Tarija, integrada a dicho país desde 1825; tras una larga y compleja negociación, se arriba a un acuerdo con Brasil para someter al arbitraje del Presidente estadounidense el territorio en disputa de las Misiones; promovió y logró la convocatoria del Congreso de Derecho Internacional Privado reunido en Montevideo en 1888, en el cual participaron siete países sudamericanos: Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Perú, Paraguay y Uruguay; contra algunas opiniones, aceptó la participación de la Argentina en la Primera Conferencia Interamericana reunida en Washington, dando instrucciones para no aceptar el proyecto estadounidense de crear una zona de libre comercio continental.

Como dice Madero en su trabajo citado, tanto Quirno Costa como Roca siempre tuvieron como objetivo central de la política exterior regional evitar la guerra con los países hermanos, sin ceder por ello en materia de soberanía. La transacción no era para ellos mala palabra, como en diversos momentos lo fue para figuras como Roque Sáenz Peña o Estanislao Zeballos.

Como representante diplomático en Santiago de Chile, y haciendo uso de este mismo principio, negoció los acuerdos de 1893, 1895 y 1896, los que si bien a la larga no resolvieron el conflicto de límites, permitieron reafirmar el Tratado de 1881 por el cual las altas cumbres de la cordillera eran el límite entre los dos países y que, así como Argentina no podría pretender territorio sobre el Pacífico, Chile tampoco podía hacer lo mismo sobre el Atlántico. En este período trabaja junto al Perito Moreno, quien es su estrecho asesor, para refutar al perito chileno Barros Arana, caracterizado por su inflexibilidad y su resistencia a aceptar el Tratado de 1881 por el cual su país renunció a sus pretensiones sobre la Patagonia.

Felicitándolo por el éxito de estas gestiones, Roca le escribe:

En el estado en que vivíamos, la menor chispa iba a incendiar la guerra sin que las mejores intenciones de los gobiernos pudieran evitarla. A la tensión de los ánimos sucederá ahora una amistad sincera y permanente con Chile, que es la que ha anhelado siempre su amigo que lo abraza.

El conflicto con Chile es tan relevante, que el representante diplomático argentino en dicho país en 1892, José Evaristo Uriburu es electo luego Vicepresidente de la Nación y ocupará la Presidencia desde 1895 tras la renuncia del Presidente Luis Sáenz Peña. Lo que decide la elección de Roca para la Presidencia en 1898, como el mismo Pellegrini lo afirma al renunciar a su propia candidatura, es que es el más capacitado para enfrentar el conflicto con Chile. Lleva de Vicepresidente a Quirno Costa, que viene de ser representante diplomático en Chile en el período anterior.

Durante los seis años de la Presidencia de Roca, Quirno es un modelo de Vicepresidente en cuanto a la armonía entre ambos. Si bien algunas caricaturas en las tapas de las revistas de la época ironizan acerca de que cuanto quedaba a cargo de la Presidencia era como si Roca manejara el poder, lo cierto es que actuaba como una suerte de Jefe de Gabinete para un Presidente que buscaba ministros con personalidad.

Quirno fue un hombre de consulta para el gobierno en el ámbito de las relaciones exteriores. Lo fue cuando se acuerda con Chile el arbitraje del representante diplomático estadounidense en Buenos Aires para el conflicto con Chile por la delimitación de la Puna de Atacama, el que resultó favorable a la Argentina; también lo fue en los días finales de 1901, cuando Argentina y Chile estuvieron al borde de la guerra como nunca antes lo habían estado y fue la serenidad de Roca lo que pudo evitarlo; lo es en la negociación y redacción de los Pactos de Mayo y el acuerdo de equivalencia naval que se firman con Chile, como el mismo Joaquín V. González reconoce; realiza un viaje a Europa, donde es recibido por reyes y jefes de gobierno; impulsa junto con el Perito Moreno la decisión de Roca de ocupar la Antártida en 1903, gracias a lo cual la Argentina no sólo es el primer país del mundo en hacerlo, sino que durante las tres décadas posteriores es el único que tiene presencia estatal soberna en el “Continente Blanco”.

Hacia 1902 comienza a plantearse su candidatura a Presidente, ya que era el candidato que prefería Roca. Pero su poder político es más limitado que antes a causa de la ruptura con Pellegrini y además se plantea la controversia en torno al artículo 77 de la Constitución, que impide la reelección del Presidente y Vicepresidente (una controversia que ya se había planteado con Del Carril, Alsina y Pellegrini).

Su última actuación pública lo ubica en la Presidencia de la Comisión de Homenaje a Mitre, su amigo, correligionario y también adversario político. En septiembre de 1914, seis meses antes de fallecer, habla en la inauguración del monumento al prócer en su actual emplazamiento. Dice al respecto Fernando Madero:

Evocaría en dicha circunstancia aquella política internacional a la que Pellegrini – y por cierto que también él- sirvieron con denuedo. Reiteró allí que la paz era “el más grande de los beneficios para nuestra y para toda América del Sud”. Destacaría cómo “nuestras divergencias internacionales fueron resueltas en paz, y brazos y capitales hicieron sentir como nunca su acción poderosa, haciendo que nuestro país asombrara al mundo con sus portentosos adelantos morales y materiales, dando el ejemplo de resolver directamente o por arbitraje las cuestiones más difíciles y peligrosas.

Señala también Madero que:

Aquella política a que sirvió Pellegrini, que acercó a los gobiernos de la mediación para resolver sus cuestiones en paz e hizo que los pueblos se estrecharan con el más fuerte abrazo fraternal y pudieran servir unidos como han servido a los intereses de América. Es que no admitía -nunca admitió- que la Argentina, Brasil y Chile dilapidaran sus energías en mutuos recelos y acechanzas, teniendo por delante el camino de la cooperación sincera.

Concluye este historiador:

A los setenta y un años podía considerar cumplida su misión. Al despuntar el año 1915 sintiose enfermo; además lo afecto grandemente la repentina muerte del general Roca y sobrecogía su espíritu la insensata guerra que devastaba Europa”.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actos de homenaje a roca en el 104 aniversario de su fallecimiento.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Círculo Militar, Santa Fe 750. Fecha 18 de setiembre. Hora:18.30. Ejecución: Banda del Colegio Militar de la Nación y Coro del Círculo Militar.

CONFERENCIA SOBRE EL 120 ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA. Lugar: Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160. Fecha: 9 de octubre. Hora: 18.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga y Lucas Calzoni.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Lugar: Archivo General de la Nación, Leandro N. Alem 246. Fecha; 17 de octubre. Hora: 17.00 Expositores: Dr. Rosendo Fraga y Nicolás Pasaman.

OFRENDA FLORAL E HIMNO NACIONAL FRENTE AL MONUMENTO A ROCA. Lugar: monumento a Roca en Diagonal Sur y Defensa. Fecha: 19 de octubre. Hora: 07.30.

HOMENAJE A ROCA FRENTE A SU TUMBA EN LA RECOLETA. Lugar Bóveda de la familia Roca en el Cementerio de la Recoleta. Fecha 19 de octubre. Hora: 11.00. Orador: Ricardo Balestra.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN SU ANIVERSARIO. Lugar: Museo Roca, Vicente López 2220. Hora 19.00.  Fecha 19 de octubre. Orador: Ministro de Educación, Ciencia y Cultura, Eduardo Finochiaro

ROCA A 120 AÑOS DE LA PRESIDENCIA REFORMISTA. Lugar: Jockey Club, Cerrito 1446. Fecha: 24 de octubre. Hora: 19.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, Anexo de la Cámara de Senadores, calle 7 esquina 49. Fecha: 26 de octubre. Hora 19.00. Ejecuta: Banda Paso de los Andes y Coro del Regimiento 7 de Infantería Mecanizado “Coronel Conde”.

FECHAS A DETERMINAR:

COLOCACIÓN DE OFRENDA FLORAL EN EL MONUMENTO A LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. Organización: Comando de la Brigada de Infantería de Montaña VI y filial Neuquén del Instituto Roca.  Lugar: dicho monumento en Choele-Choel, Neuquén.

ACTO A ROCA EN LA ESCUELA QUE LLEVA SU NOMBRE. Lugar: Escuela Presidente Roca, Libertad (CABA).

ACTO A ROCA. Lugar: salón Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Archivos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: