*
estás leyendo...
CINCUENTENARIO DE ROCA

CINCUENTENARIO: Homenaje del Colegio Nacional “Tte. Gral. Julio A. Roca” (19/10/1964)

Julio A. Roca Hoy pone a disposición de sus lectores el octavo adelanto del libro conmemorativo por el Cincuentenario del fallecimiento de Roca de 1964, trabajo colectivo con el aval del Senado de la Nación que, por diversos motivos, no pudo ver la luz en su día, y del cual se proyecta hacer una edición digital.

En la presente ocasión presentamos el texto de la conferencia del profesor Carlos Castiñeiras pronunciada ante el monumento de Julio A. Roca en la Ciudad de Buenos Aires el 19 de octubre de 1964.

HOMENAJE DEL COLEGIO NACIONAL TTE. GRAL. JULIO ARGENTINO ROCA
Profesor Carlos Castiñeiras
19 de octubre de 1964

En nombre del Colegio Nacional “Tte. Gral. Julio A. Roca” e interpretando los sentimientos de maestros y alumnos de la República reiteramos en este acto central de homenaje a la memoria de nuestro venerado patrono la siempreviva del más profundo afecto y gratitud.

A los cincuenta años de su desaparición física la luz inextinguible de su vida y de su obra se destacan con singular relieve entre las páginas de nuestra historia y es una inspiración constante para todos aquellos que no han perdido la fe y esperanza en los gloriosos destinos del ser nacional. Es que el general Julio Argentino Roca tiene sobrados títulos para figurar entre los grandes delanteros del país y en la justa medida que los años pasan se acrecienta más y más la trascendencia de su labor como artífice del progreso en sus más variadas expresiones.

Había nacido en un hogar ejemplar el 17 de Julio de 1843, siendo hijo del Coronel José Segundo Roca, oficial de San Martín que hizo la campaña de La Sierra y luego formó parte de la división auxiliar que más allá del Ecuador colaboró activamente con las fuerzas libertadoras del General Sucre. Vuelto a la Patria se destacó por su heroísmo en diversas campañas internas y externas muriendo en el Paraguay, conjuntamente con uno de sus hijos. Su esposa, Doña Agustina Paz, fue hija del presidente del cabildo tucumano de 1810, el patriota Juan Bautista Paz, y estaba dotada de relevantes condiciones morales y espirituales.

Julio Argentino, el tercero entre nueve hijos, siguió la carrera militar de su padre y en su activa vida castrense se destacó por su patriotismo, valor y abnegación. Su foja de servicios militares es la síntesis de una vida de intenso trabajo y sacrificio en pro de la organización nacional. Comprendía 65 años, 8 meses y 11 días de labor de los cuales 15 años, 3 meses y 14 días los pasó en campañas militares. Destacada actuación le cupo en las acciones de Cepeda, Pavón, Ñaembé, y Santa Rosa así como en la campaña del paraguay. Pero su acción más trascendente fue la conquista del desierto donde rescató para la civilización más de 400.000 km2. de superficie e inició la colonización pacífica de la Patagonia. Con su espada, de corte sanmartiniano, defendió el orden legal durante las presidencias de Sarmiento y Avellaneda, muy especialmente, y fue una de las piedras angulares de la capitalización de la ciudad de Buenos Aires.

Ejerció la Presidencia de la Nación en dos oportunidades, de 1880 a 1886 y de 1898 a 1904 y durante sus doce años de gobierno el país adelantó enormemente. Recordemos las justas palabras que escribiera el Dr. Octavio R. Amadeo: “Conquista del desierto, federalización de Buenos Aires, Paz externa, Obra escolar, Ferrocarriles, Colonización, Pacificación de los espíritus: fueron sus siete trabajos de Hércules, bastante y de sobra para inmortalizar a cualquiera.

Por eso este muerto vive aun y cada día vive más. Parece que a medida que escasea la grandeza entre los vivos se anticipara la resurrección de los grandes muertos”.

Esta resurrección parecería ser la consecuencia natural de aquellas almas que han trabajado intensamente por el bien colectivo. Para ellas lo individual pierde sentido frente a los destinos de una colectividad o de una nación. Durante la Batalla de Santa Rosa y ante el pánico colectivo del Batallón II de Córdoba el General Roca exclama: “Seguid los colores de mi poncho que son los colores de la Patria”. Y esa misma prenda invocada como emblema de una nación sirvió más tarde para amortajar el cadáver del Coronel Paz.

La obra de gobierno del Gral. Roca podríamos sintetizarla, geométricamente, con los cuatro lados o caras de una pirámide ideal. En una cara tendríamos al soldado que puso su espada al servicio de la paz interna y externa. Su lema favorito fue siempre “Paz y administración”.

El soldado de la Paz que ALBERDI menciona en “el Crimen de la Guerra” se concretó en la obra y en el espíritu conciliador del General Roca. El día que se escriba la historia de las guerras internacionales que lograron evitarse, después de grandes batallas espirituales, figuraría el nombre del General Julio A. Roca y de su esclarecido ministro, el inolvidable Joaquín V. González. El Coronel Nicolás Granada, en un discurso pronunciado en 1914, frente a los restos mortales de Roca, se expresaba así:

“General: Aquí, tenéis un puñado fiel, y siempre calurosamente entusiasta, de vuestros viejos compañeros de armas.

Este es nuestra guardia veterana, que queda en la vida para honrar vuestra memoria, y narrar los legendarios hechos de vuestra gloriosa historia militar.

Del otro lado del sepulcro habréis encontrado otro grupo: el de los que os precedieron en la muerte.

Esas viejas sombras se habrán erguido “firmes” ante vuestra inmortal presencia y, llevándose la demacrada mano a la pálida frente, os habrán dicho:

– General, ¿a qué nueva victoria venís a conducirnos?

Y vos les habréis contestado:

– A la de la paz, ¡que es la única victoria del porvenir!”

En la otra cara ideal de nuestra pirámide tendríamos la imagen del amigo entusiasta de la educación popular. Gracias a su decidido apoyo y en el año 1882 se realizó en Buenos Aires el primer Congreso Pedagógico de América, con la destacada participación de un buen número de educadores argentinos y extranjeros. Dos años después pone su firma a la Ley de Educación Común No.1420 de enorme trascendencia en la elevación del pueblo. En este aspecto Roca fue el más directo continuador de la obra educativa de los presidente anteriores: Urquiza, Mitre, Sarmiento y Avellaneda. En el año 1884 el Mensaje Presidencial indica la construcción de 32 edificios escolares, muchos de los cuales todavía se encuentran en pie. Después de 80 años, justamente, esta cifra y en igual lapso no ha sido superada. Intensifica también la instrucción secundaria y universitaria, las ciencias y las artes tienen un gran desarrollo y asegura la más amplia libertad de conciencia, empezando a funcionar el Registro Civil en el año 1886, gran conquista de la civilidad argentina.

En la tercera cura de nuestra pirámide imaginaria podemos recordar a Roca como político. Su ideal fue la unión de todos los argentinos y su programa de acción se columbra en aquellas profundas palabras de su Mensaje Presidencial del año 1881 que resultan hoy de suma actualidad:

“No es confiadas en los entusiasmos de la plaza pública ni en los arrebatos del momento que las naciones conservan su independencia, e integridad sino con la Paz interior, las virtudes cívicas del ciudadano, el respeto al principio de autoridad y el acatamiento a la constitución y a las leyes”.

Roca estaba en lo cierto: Sin las “virtudes cívicas del ciudadano” la democracia corre el peligro de convertirse en demagogia, pues se busca al líder y al cacique en lugar de seguir y acatar a la Constitución y a las leyes. Esta política fue llamada por su gran ministro, el Dr. Joaquín V. González “La política del Amor” Podríamos citar centenares de circunstancias que corroboran estas características de gobernar el país para “bien de todos”. Una sola nos bastará y ha sido divulgada recientemente a través del periódico “Córdoba” por el destacado escritor y polígrafo W. Jaime Molins:

Durante la batalla de Santa Rosa el General Roca toma prisionero al jefe enemigo, el general José Miguel Arredondo. Después del triunfo militar y de todas partes del territorio se le pide al General Roca que pase por las armas del jefe vencido. Pero sucede un hecho extraño: el General Arredondo logra fugar y pasar a Chile. Llegan entonces críticas y censuras al General Roca por este imperdonable descuido. Y Roca, como de costumbre, se escuda con su habitual silencio. La verdad, hermosa joya de belleza moral, se ha divulgado en el trabajo que mencionamos, por el testimonio de un familiar del general Roca. La fuga fue facilitada por el “laissez faire” del vencedor. El amor y la piedad por el vencido fueron superiores a la aplicación de la pena capital, impugnada siempre por el ex Presidente, precisamente por haber fusilado, debido a un error, a un gaucho que se creyó espía, cuando traía directa comunicaciones del gobernador Francisco Civil, de Mendoza.

Finalmente la cuarta cara de la acción intensa del gran gobernante se relaciona con la creación de una conciencia sureña o polar de la nacionalidad argentina. Recuérdese que antes de Roca la Argentina estaba a merced del calón. Y como lo expresó muy bien el Dr. Octavio R. Amadeo “El desierto era impenetrable: a las puertas del Azul se cerraba la noche eterna”.

Con la conquista y colonización el Desierto al país se amplifica y completa por el Sud del continente. En el año 1904 flamea la bandera azul y blanca en las Islas Orcadas y antes de esa fecha, el 12 de febrero de 1902, hace pie en la Colina Helada o Snow Hill de la Antártica, el Alférez Jose Maria sobral, integrando la expedición del sueco Nordenskjöld. Tiempo después sucede el hundimiento del “Antartic” y ante la angustia colectiva por la situación de los expedicionarios el presidente Roca envía a la corbeta “Uruguay” comandada por el Teniente Julián Irizar. U se consigue con toda felicidad el rescate de los náufragos. El último mensaje del General Roca presentado al Poder Legislativo (5 de mayo de 1904) menciona el viaje a la zona polar de la “Uruguay” y también al balizamiento e iluminación de la costa patagónica, con la construcción de los faros de Recalada y Cabo Vírgenes. Como podemos observar su preocupación por el sur de la Argentina ha sido intensa y a él le debemos la iniciación de la marcha hacia el dominio material y espiritual de la Antártica Argentina.

Pueblo de la República: Durante muchas horas y en el silencio de la noche he leído las principales crónicas periodísticas y discursos que se escribieron o publicaron hace cincuenta años, cuando los ojos del general Julio Argentino Roca cerraron sé para el mundo de las formas. De esas lecturas queremos presentaros dos valiosas opiniones y como siempre, las grandes verdades surgen de lo más hondo de las grandes almas. La primera de ellas se desprende del discurso pronunciado ante el Senado de la Nación, el 10 de noviembre de 1914, por el Dr. Joaquín V. González, “el místico de Samay Huasi”. Hablando de su presidente y amigo nos recuerda “que hay vidas cuyos relatos exigen o la amplitud del libro o la concisión del bronce”. Y en otro renglón expresa:

“…Y su filosofía de la vida se había enriquecido tanto con sus viajes mentales y afectivos que se lo podía calificar como un filósofo griego de la época clásica revestido del uniforme militar”.

Después del místico viene el homenaje de un gran poeta, Leopoldo Lugones. Al escribir su libro sobre Roca, nos dirá en su Limen o Introito inconclusa su obra biográfica y la termina en la mitad de la palabra NA-CION. No pudo seguir más adelante pero en esta palabra se encuentra el significado profundo de su biografiado. Y vaya ahora la segunda opinión, entresacada del discurso fúnebre pronunciado por el mismo Lugones con motivo de la desaparición física del General Roca:

“AQUELLA ANCIANIDAD HABIA LLEGADO A TAL ELEVACION DE JUSTICIA, A TAL SOLIDEZ DE CORDURA, A TAL SERENIDAD, A TAL PERFECCION DE SIMPATIA CON SU PUEBLO QUE NO ERA DIFICIL VERLA APROXIMARSE AL INSTANTE DE LA SUPREMA BELLEZA”.

Anuncios

Comentarios

2 comentarios en “CINCUENTENARIO: Homenaje del Colegio Nacional “Tte. Gral. Julio A. Roca” (19/10/1964)

  1. cuando sale en forma de libro?

    Publicado por santiago | 26 agosto, 2015, 17:50

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actos de homenaje a roca en el 104 aniversario de su fallecimiento.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Círculo Militar, Santa Fe 750. Fecha 18 de setiembre. Hora:18.30. Ejecución: Banda del Colegio Militar de la Nación y Coro del Círculo Militar.

CONFERENCIA SOBRE EL 120 ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA. Lugar: Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160. Fecha: 9 de octubre. Hora: 18.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga y Lucas Calzoni.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Lugar: Archivo General de la Nación, Leandro N. Alem 246. Fecha; 17 de octubre. Hora: 17.00 Expositores: Dr. Rosendo Fraga y Nicolás Pasaman.

OFRENDA FLORAL E HIMNO NACIONAL FRENTE AL MONUMENTO A ROCA. Lugar: monumento a Roca en Diagonal Sur y Defensa. Fecha: 19 de octubre. Hora: 07.30.

HOMENAJE A ROCA FRENTE A SU TUMBA EN LA RECOLETA. Lugar Bóveda de la familia Roca en el Cementerio de la Recoleta. Fecha 19 de octubre. Hora: 11.00. Orador: Ricardo Balestra.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN SU ANIVERSARIO. Lugar: Museo Roca, Vicente López 2220. Hora 19.00.  Fecha 19 de octubre. Orador: Ministro de Educación, Ciencia y Cultura, Eduardo Finochiaro

ROCA A 120 AÑOS DE LA PRESIDENCIA REFORMISTA. Lugar: Jockey Club, Cerrito 1446. Fecha: 24 de octubre. Hora: 19.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, Anexo de la Cámara de Senadores, calle 7 esquina 49. Fecha: 26 de octubre. Hora 19.00. Ejecuta: Banda Paso de los Andes y Coro del Regimiento 7 de Infantería Mecanizado “Coronel Conde”.

FECHAS A DETERMINAR:

COLOCACIÓN DE OFRENDA FLORAL EN EL MONUMENTO A LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. Organización: Comando de la Brigada de Infantería de Montaña VI y filial Neuquén del Instituto Roca.  Lugar: dicho monumento en Choele-Choel, Neuquén.

ACTO A ROCA EN LA ESCUELA QUE LLEVA SU NOMBRE. Lugar: Escuela Presidente Roca, Libertad (CABA).

ACTO A ROCA. Lugar: salón Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Archivos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: