*
estás leyendo...
ROCA MILITAR, TEXTOS DE CONFERENCIAS

TEXTOS DE CONFERENCIAS: Los hermanos Roca y la Guerra del Paraguay, por Gonzalo Roca (Círculo Militar, 12/5/2015)

Texto de la disertación sobre los hermanos Roca en la Guerra del Paraguay de Gonzalo Roca en la conferencia “Los Roca y la Guerra del Paraguay”, organizado por el Instituto de Investigaciones Históricas Julio A. Roca en el Círculo Militar (Avda. Santa Fe 750, CABA), el martes 12 de mayo de 2015 a las 18:30 hs.

Los hermanos Roca en la Guerra del Paraguay
Por Gonzalo Roca

El año pasado, 15 de diciembre, en el cierre de los actos conmemorativos por el Centenario de la muerte de Roca, en este mismo Círculo Militar, Rolando Hanglin propuso la formación del Instituto de Investigaciones Históricas Julio A. Roca, lo que fue aprobado con un aplauso por aclamación; muchos de ustedes estaban presentes. Rosendo Fraga puso manos a la obra, o mejor dicho cabeza y manos a la obra, y este acto de hoy es el tercero del Instituto.

Conmemorar el sesquicentenario de la Guerra del Paraguay tiene el vigor que damos desde las generaciones actuales de mantener vivo el agradecimiento por la Patria que recibimos, debido al infinito esfuerzo, sacrificio y vida que dieron otros argentinos que nos antecedieron en el tiempo.

Dejaron sus hogares, mujeres e hijos y cierta comodidad de vida. El concepto era otro; sus valores también: tenían hijos para ofrecer a la patria, y esos hijos lo daban todo, hasta la vida, por ella.

Así es el caso que nos toca tratar de estas dos generaciones de argentinos de la familia Roca, del padre José Segundo y sus 4 hijos: Julio, Celedonio, Marcos y Rudecindo.

No puedo igual dejar de nombrar a Alejandro y Ataliva, los dos mayores, que sin haber entrado en combate recorrieron alternativamente todo el campo de la guerra, como proveedores y comerciantes particulares al menudeo prácticamente en todo el norte de Corrientes.

Alejandro estuvo gran parte del tiempo en los escenarios de guerra, en Corrientes, Itapiru, Tuyu Cué, en Villa Oliva y en Paso Curú, en donde tenía un dependiente al tercio llamado Pablo Urtubey.

Ataliva lo proveía desde Buenos Aires, pero tengamos presente que estaba instalado con su familia en Junín, junto con su hermano Agustín. Para ese entonces era casado con 3 hijos. Se llevaban un año de diferencia y al inicio de la guerra tenían 27 años Alejandro y 26 Ataliva. Intercambian en forma constante correspondencia sobre el estado de la guerra y los negocios, que en general, por las cartas, no era tan prospero.

Le comenta en una del 30 de septiembre de 1868: “Hasta hoy no hago más que gastos, pues el negocio en general, anda como el diablo para todos”.

En todas sus cartas aprovecha para mandar saludos de Celedonio y Rudecindo, con quienes se ve en los campamentos.

Hay que tener en cuenta que el Ejército estaba mucho tiempo acampado en un sitio, particularmente en Tuyuti, como se quejaba el mismo Julio, que pedía en sorna que le mandaran semillas para hacer una huerta.

CELEDONIO. Lleva este nombre en homenaje a general Celedonio Gutiérrez, a la sazón gobernador de Tucumán. Nace en 1844; es un año menor que Julio y junto con Agustín estudian en el Colegio del Uruguay. Estuvo desde el principio de la contienda revistando en el 6 de Línea, igual que Julio, y bajo las órdenes directas de su comandante Luis María Campos, ejemplo de soldado argentino,   con el que combate en Yatay, Uruguayana, Tuyuty, Yatayti Corá, Boquerón, El Sauce y Curupayti. Al igual que Julio, que era sargento mayor graduado, Celedonio después de Curupayti es retirado del campo de guerra para ir con las tropas de Paunero, a reprimir las montoneras de los hermanos Juan y Felipe Saá y Juan de Dios Videla, siempre a las órdenes directas del entonces Tte. Cnel. Luis María Campos. Participan en la Batalla de San Ignacio en San Luis, el 1° de abril de 1867.

Allí obtiene Celedonio su ascenso a capitán, con el que vuelve al campo de la guerra en el mismo Regimiento 6, ahora con la instrucción de avanzar sobre Humaita; sobre la margen izquierda del Río Paraguay, donde nos recuerda el entonces Tte. Cnel. José Ignacio Garmencia es la más penosa marcha de toda la campaña por el clima insoportable, las alimañas de toda clase, la espantosa miseria y contra un enemigo invisible, mimetizado entre la maraña y que incursionaba desde el río, sobre todo de noche, embarcado en sutiles canoas artilladas. Participa de la toma de Humaita, verdadera fortaleza y el más poderoso complejo defensivo de López. Muere poco después, en octubre de 1868, en el encuentro de Las Palmas, en medio del combate y al mando de su compañía, siendo capitán de 24 años de edad.

Según un recuerdo de un hijo del General Campos hace a Carlos Alberto Roca, el General Luis María Campos sintió mucho su muerte y le hizo una ceremonia especial, desfilando el 6 de Línea, que con gran congoja y toda pompa lo despide y lo hace enterrar al pie de un timbo, donde seguramente sus restos alimentaron el árbol, como su espíritu a la Patria.

Su hermano Rudecindo lo recordó familiarmente poniéndole Celedonio a su único hijo varón con descendencia, continuándose hoy en un tataranieto, Celedonio IV.

MARCOS. Nació en julio de 1849, se incorpora en las primeras acciones de la recuperación de Corrientes, en el Ejército del General Paunero. Muere de fiebre, de cólera, de peste de los campamentos como se las llamaba, en el Paso de la Patria a inicios mayo de 1866, dos meses después que su padre; no habiendo cumplido aún los 17 años es enterrado sin honores en una fosa común. Tanto Roca como Celedonio y Rudecindo se encontraban allí.

Alfredo Terzaga describe a las pestes: “morían en la inanición, consumidos por el paludismo o el tifus, cuando no por otras pestes mayores incubadas en el vapor tropical de los esteros, o en las aguas contaminadas por los cadáveres…”

Sin duda que el clima cálido y húmedo, la escasez de alimentos y agua potable, el hacinamiento de los ejércitos, la contaminación de las aguas de los esteros y la precaria organización sanitaria, poco podía hacer frente a la aparición de las epidemias que los asolaban, a pesar que Mitre se ocupó desde el inicio de organizar el cuerpo medico del Ejército.

No le cupo la gloria de morir en combate, que como todo argentino hubiera anhelado. Miles murieron de pestes –así, en plural, pestes–: el tifus, la disentería, el cólera y la fiebre amarilla que finalmente se trasladó a Buenos Aires causando la muerte de miles, entre los primeros el Vicepresidente Marcos Paz.

En la familia causó un gran dolor. En carta de Francisco Roca a Marcos Paz, fechada el 4 de mayo de 1866, le transmite: “¡ha visto usted la desgracia de mi pobre tío! Y no era eso bastante a nuestra familia, cuando tenemos que sufrir un nuevo pesar con la perdida de Marquitos”.

Su hermano Agustín se encargó de recordarlo poniéndole Marcos a uno de sus hijos, mi abuelo, que se continuó con mi padre, mi hermano mayor, y ahora con mi sobrino Marcos V.

RUDECINDO. Nació el 22 de agosto de 1850. Se alista al Ejército en diciembre de 1864, a la edad de 14 años, como aspirante en el 1° de Artillería Ligera, con asiento en Tucumán.

Bisoño soldado, se incorporó al escenario de guerra en junio de 1865, aprendiendo en los campos de batalla las nociones básicas del combate y la disciplina militar.

Participa en las batallas de Estero Bellaco, Tuyuti y Curupayti. En esta recibe su ascenso a subteniente. Ya con este grado, y siendo trasladado al Batallón 2 de Línea, participa en Tuyu Cué y Paso Pacú.

Fue retirado del escenario de la Guerra del Paraguay para participar en el Ejército comandado por el General Emilio Mitre para reprimir la sublevación del General Nicanor Cáceres en Corrientes, donde está a las órdenes del Coronel Francisco Borges. Ya no vuelve Rudecindo a escenario de la Guerra del Paraguay, siguiendo el derrotero de la lucha interna y del problema creciente con los indios.

No tengo que aclarar, pero lo hago igual, que al tributar homenaje a la Guerra del Paraguay por medio de nuestra familia, en nada hace a una vanidad personal, ni mía ni de mis hermanos y parientes, descendientes de estos próceres; no nos subimos a su gloria, sino que la difundimos como una misión heredada, como carga testimonial que debemos a la sociedad toda, a la historia y al presente, en resguardo del futuro.

Y desde el Instituto lo hacemos a todos los sacrificados soldados, suboficiales y oficiales que, sin cuestionamientos, cuando fueron llamados a defender el territorio y el honor nacional tuvieron el espíritu pronto para darlo sin límites.

Hoy se constituye en un homenaje, y bien podemos decir que en un desagravio, por posturas que están ligadas más al tiempo de las montoneras y de la división interna. No es regalando la historia, ni el sufrimiento y la sangre de nuestros compatriotas, que se suma a la amistad y al desarrollo que nos debemos los países del Sud.

Por eso, cuando empezamos con estas acciones, se la puso bajo el paraguas de “batalla cultural”, cuyo fin es dar claridad, afianzar, renovar y fortalecer el conocimiento de la historia, nuestra historia, pensando que sobre ella se construye el futuro.

Muchas gracias.

BIBLIOGRAFÍA:
Jacinto Yabén: Biografías argentinas y sudamericanas
Vicente Cutolo: Diccionario Biográfico
José Ignacio Garmendia: Recuerdos de la Guerra del Paraguay; La cartera de un soldado
Carlos Alberto Roca: Los Roca y los Schoo
Susana Domínguez Soler: Los Roca en la Argentina
Miguel Ángel Alterach: Rudecindo Roca, el otro descubierto
Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actos de homenaje a roca en el 104 aniversario de su fallecimiento.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Círculo Militar, Santa Fe 750. Fecha 18 de setiembre. Hora:18.30. Ejecución: Banda del Colegio Militar de la Nación y Coro del Círculo Militar.

CONFERENCIA SOBRE EL 120 ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA. Lugar: Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160. Fecha: 9 de octubre. Hora: 18.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga y Lucas Calzoni.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Lugar: Archivo General de la Nación, Leandro N. Alem 246. Fecha; 17 de octubre. Hora: 17.00 Expositores: Dr. Rosendo Fraga y Nicolás Pasaman.

OFRENDA FLORAL E HIMNO NACIONAL FRENTE AL MONUMENTO A ROCA. Lugar: monumento a Roca en Diagonal Sur y Defensa. Fecha: 19 de octubre. Hora: 07.30.

HOMENAJE A ROCA FRENTE A SU TUMBA EN LA RECOLETA. Lugar Bóveda de la familia Roca en el Cementerio de la Recoleta. Fecha 19 de octubre. Hora: 11.00. Orador: Ricardo Balestra.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN SU ANIVERSARIO. Lugar: Museo Roca, Vicente López 2220. Hora 19.00.  Fecha 19 de octubre. Orador: Ministro de Educación, Ciencia y Cultura, Eduardo Finochiaro

ROCA A 120 AÑOS DE LA PRESIDENCIA REFORMISTA. Lugar: Jockey Club, Cerrito 1446. Fecha: 24 de octubre. Hora: 19.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, Anexo de la Cámara de Senadores, calle 7 esquina 49. Fecha: 26 de octubre. Hora 19.00. Ejecuta: Banda Paso de los Andes y Coro del Regimiento 7 de Infantería Mecanizado “Coronel Conde”.

FECHAS A DETERMINAR:

COLOCACIÓN DE OFRENDA FLORAL EN EL MONUMENTO A LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. Organización: Comando de la Brigada de Infantería de Montaña VI y filial Neuquén del Instituto Roca.  Lugar: dicho monumento en Choele-Choel, Neuquén.

ACTO A ROCA EN LA ESCUELA QUE LLEVA SU NOMBRE. Lugar: Escuela Presidente Roca, Libertad (CABA).

ACTO A ROCA. Lugar: salón Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Archivos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: