*
estás leyendo...
NOTICIAS

NOTICIAS: Inaguración de la muestra “Roca y Roque en Caras y Caretas” (Museo del Humor, 18/4/2015)

Sábado 18 de abril de 2015: Inaguración de la exposición de caricaturas “Roca y Roque en Caras y Caretas”. Museo del Humor (Avda. de los Italianos 851, CABA), 12 hs.

Roca y Roque en Caras y Caretas
Por Rosendo Fraga

El presente texto pertenece a la introducción del cátalogo sobre la muestra “Roca y Roque en Caras y Caretas”.

El 8 de octubre de 1898 aparecía el primer número de un semanario que haría historia en el periodismo, la cultura y la política argentina: Caras y Caretas.

Durante más de cuatro décadas –el número 2139, que fue el último, se publicó en octubre de 1939–, esta revista reflejó la vida argentina en sus diversas facetas.

Se caracterizaba por ilustrar su portada con una caricatura de actualidad, centrada en la sátira política.

Esta revista fue la versión argentina de una previa, que con el mismo nombre –como señalamos– se publicó en Montevideo entre 1890 y 1897. Uno de sus directores, Eustaquio Pellicer, trasladó el proyecto a Buenos Aires.

En nuestro país buscó un socio local para su emprendimiento, que encontró en Bartolomé Mitre y Vedia, hijo del fundador y entonces director del diario La Nación. Bartolito –como su padre– tenía intereses diversos que conjugaban la política, el periodismo y la literatura, razón por la cual acoge con interés la iniciativa.

Respecto a publicaciones anteriores, Caras y Caretas introduce el color tanto en la portada como en las publicidades, da un claro predominio a lo gráfico sobre lo textual y realiza una adecuada síntesis entre la realidad política, cultural y social, cubriendo eventos de crónicas sociales, pero sin escatimar también la crítica, al plantear cuestiones como los “chicos de la calle”, que ya existían en Buenos Aires un siglo atrás.

Hojear la colección de Caras y Caretas permite acceder a una percepción muy completa del pasado argentino; de un período en el cual los documentales de cine sólo existían muy esporádicamente y que las actuales hemerotecas, que reúnen los diarios de la época donde predominaba el texto, no traslucen la realidad de la vida cotidiana en términos visuales.

Esta revista tuvo varios competidores. El mismo Eustaquio Pellicer funda PBT, un semanario similar pero de un tamaño menor que aparece en 1904 y que, con intermitencia, publica novecientos noventa y cinco números hasta 1905. Otros emprendimientos similares tuvieron una vida más corta. En 1907 aparece el semanario Tipos y Tipetes, dirigido por Manuel Méndez Casariego, en cuyo primer número escribe Leopoldo Lugones y que publicará una decena de números.

El último número de Caras y Caretas, que aparece el 7 de octubre de 1939, está ilustrado con una caricatura de Hitler, intentando domar al oso ruso, su aliado en el reparto de Polonia. Una muestra elocuente de que la revista pese a las cuatro décadas transcurridas, no se alejaba de la realidad.

Pero quizás lo que más llama la atención al revisar las caricaturas con las cuales Caras y Caretas ilustraba sus portadas un siglo atrás, es la libertad con la cual se ironizaba sobre los gobernantes, sin que ello generara reacción alguna por parte del poder.

Algunas de estas caricaturas, hoy serían consideradas ofensivas y lesivas hacia las instituciones. Es quizás esa tolerancia hacia el humor político, algo que se destaca y que no pierde actualidad, como expresión de una concepción más amplia del pluralismo democrático.

En el siglo XIX, publicaciones como El Mosquito y El Quijote habían utilizado la caricatura como sátira política, haciendo de ella el único y exclusivo contenido de la publicación.

Con Caras y Caretas irrumpe en cambio el concepto del semanario de interés general, donde está la política, pero también la cultura, lo que sucede en el mundo y la vida cotidiana en sus diversas expresiones. La publicidad tuvo una modalidad innovadora para la época y muestra fuertes puntos de contacto con la utilizada hoy en la gráfica más de un siglo después. Personajes históricos y políticos contemporáneos eran utilizados en ella, sin que ello generara reclamo alguno en las autoridades, la sociedad o los interesados.

Pero también incorpora el color y la fotografía en forma intensa, algo que no hacían los diarios de la época. Caras y Caretas fue un progreso muy importante en la comunicación visual de la época. Otras publicaciones, como PBT y Fray Mocho intentaron competir con ella, pero no lo lograron, ni en cuanto a la cantidad de ejemplares que tiraban y vendían, ni en lo que hace a su duración en el tiempo. Fueron proyectos más acotados en ambos sentidos.

La tapa o portada del semanario era clave, como lo sigue siendo hoy, más de un siglo más tarde. Una caricatura de actualidad política era el plato fuerte de la revista y constituía su apertura, con una muy buena ilustración en color.

Durante los primeros años el autor de la mayoría de ellas fue José María Cao, nacido en España en 1862, quien había llegado a Buenos Aires a los 24 años. Había dibujado en Don Quijote, en la que habría originado el apodo del Zorro para Roca y de Pavo para Sáenz Peña. También fue dibujante de la edición uruguaya previa de la revista.

Otro caricaturista destacado de la primera época de la revista fue Manuel Mayol, un eximio dibujante que captaba con agudeza la realidad política y social del momento. Era un español nacido en Jérez de la Frontera en 1865, había llegado a Buenos Aires a los veintidós años, colaborando con dibujos en el semanario satírico Don Quijote, que se publicaba en forma de tabloide, al estilo del más conocido El Mosquito. Sus dibujos dieron a Caras y Caretas la característica inicial que después continuaron otros. Se encontrará en 1912 entre los fundadores de Fray Mocho, un semanario similar que publicará novecientos ocho números hasta el año 1929 y en 1916 también integrará el grupo fundador del semanario Plus Ultra, también centrado en caricaturas, dibujos y fotos.

Luego se incorpora Mario Zavattaro, un dibujante y pintor nacido en Italia, que ya radicado en Argentina a fines del siglo XIX, además de ilustrar con sus caricaturas Caras y Caretas, trabajó también en PBT y el diario Crítica. Célebre por sus dibujos gauchescos, en la década del treinta ilustró los almanaques de Alpargatas.

El primer número de la revista se centró en el arbitraje británico al conflicto que mantenían entonces Chile y Argentina por el territorio de la Puna.

El semanario aparece cuatro días antes de que Roca asumiera su segunda presidencia y en consecuencia su caricatura, que ilustraba la portada del número dos, lo muestra guareciéndose con un paraguas de los múltiples pedidos que recibía.

En esta muestra se abordan dos figuras centrales de la política argentina en la bisagra entre los siglos XIX y XX: Julio A. Roca y Roque Sáenz Peña. Adversarios políticos durante un cuarto de siglo, constituyen dos etapas bien definidas de la historia política argentina del período que suele denominarse “La Generación del Ochenta”.

Roca con sus dos presidencias de seis años, dominó la vida política argentina durante casi tres décadas. Pero no fue un dominio absoluto ni mucho menos. Su liderazgo exigía, negociar, conceder y compartir. Fue así como mediaron doce años entre sus dos presidencias y no por su voluntad, sino por fuerza de las circunstancias políticas. Su misma elección por segunda vez en 1898 la logra frente al riesgo de guerra con Chile que enfrentaba el país, para la cual su condición de General victorioso y experimentado lo hicieron la opción.

Sáenz Peña, con su presidencia trunca de cuatro años, interrumpida por una muerte prematura, es quien reforma el régimen político, transformando la democracia de participación restringida que permitía el dominio de la política por parte de las elites en una democracia abierta y competitiva, mediante la ley del voto universal secreto y obligatorio, conocida por su nombre. Mientras Roca era un conservador evolucionista al estilo británico que cifraba en la evolución el cambio de sistemas y costumbres, Sáenz Peña era un reformista de la Europa continental, que priorizaba el cambio drástico y efectivo de las normas para producir los cambios políticos.

Para Roca la gestión de gobierno en sí misma era su prioridad. La reforma política no estuvo ausente en su segunda presidencia, pero no fue su prioridad. Su ley electoral sancionada en 1902, que estableció el voto por circunscripción del modelo anglosajón, era un primer paso al que deberían seguir otros. En cambio para Sáenz Peña la reforma electoral era su programa de gobierno, en el que concentró todas sus energías, logrando un éxito rotundo. Más de una vez fue criticado por no atender la tarea cotidiana de gobierno, por concentrar todas sus energías y atención en la reforma política.

Fueron dos figuras centrales en las caricaturas con las cuales Caras y Caretas abría sus ediciones. En la política concreta el Presidente era el gran protagonista, aunque paradójicamente tuviera menos poder que hoy, al no tener la posibilidad de perpetuarse en el poder mediante la reelección inmediata y tener que negociar el apoyo electoral con los gobernadores de provincia, cuya influencia en el Congreso era grande. El Decreto de Necesidad y Urgencia nunca fue usado en el período de la Generación del Ochenta. La Corte tuvo siempre cinco miembros y no fue alterada por ampliaciones, reducciones, acuerdos para renovarlas o juicios políticos para removerla.

Roca ejerce la Presidencia por segunda vez entre 1898 y 1904. Sáenz Peña lo hace entre 1910 y 1914. Entre ambos, ejerce el cargo Manuel Quintana y a su muerte, a comienzos de 1906, lo sucede el Vicepresidente, José Figueroa Alcorta.

El Presidente tenía que negociar, pero haciéndolo terminaba transformándose en el “gran elector”, designando su sucesor, sobre el cual no siempre lograba mantener el control y esto es lo que le sucedió a Roca primero con Quintana, que no era un hombre de su partido, y después con Figueroa Alcorta, que se dedicó con éxito a desarticular el poder de Roca.

Sáenz Peña ya había sido un pre-candidato presidencial en 1892 neutralizado por Roca y el Presidente Carlos Pellegrini, quienes con astucia habían recurrido al expediente de nominar a su padre, Luis Sáenz Peña, frente a lo cual el hijo había renunciado a la candidatura.

En las presidenciales de 1898 y en las de 1904, que enmarcan la segunda Presidencia de Roca, éste impide la candidatura de Sáenz Peña que siempre estaba latente, a través de un grupo de amigos políticos que le eran muy fieles.

Sáenz Peña llega a la Presidencia en 1910 porque es el candidato que apoya Figueroa Alcorta, que ha quebrado el poder de Roca, interviniendo provincias y sometiendo al Senado.

Desde el punto de vista de la revista, este período que abarca las presidencias de Roca y Roque, que va de 1898 a 1914, quizás sea el más innovador de la revista y el de mayor éxito.

Las caricaturas seleccionadas sobre Roca para esta muestra evidencian su centralidad en la política, no sólo por la cantidad de veces que es dibujado para abrir la revista, sino también por los atuendos y actitudes con los cuales es dibujado.

En el arbitraje encargado al ministro plenipotenciario de los EEUU en Buenos Aires para resolver el conflicto fronterizo por el territorio de la Punta de Atacama entre Argentina y Chile, el diplomático opta por dividir la línea fronteriza en disputa en siete partes y otorga cuatro a la Argentina y tres a Chile. Cao dibuja a Roca como el Rey Luis XIV de Francia, quien decía “el estado soy yo”.

El viaje de Roca al estrecho de Magallanes lo dibuja como descubridor europeo, al estilo de Magallanes. El intercambio de visitas con el Presidente de Brasil, Manoel Campos Salles, y la intención de competir con la pompa de la recepción carioca es motivo de otra elocuente caricatura.

Pero el Roca político es el motivo central en las caricaturas de la revista: su centralidad en el ejercicio del poder, su astucia, su mirada cínica, la forma como alineaba colaboradores y aliados. Por lo general la caricatura de portada captaba un momento preciso de la política y lo manifestaba, como cuando presenta cómo la designación del Coronel Riccheri como ministro de Guerra anulaba a los generales veteranos, o cómo el Vicepresidente Quirno Costa, en cada viaje de los varios que realizó Roca o con motivo de sus temporadas en el campo, era visto como una prolongación de Roca en el poder.

Las fiestas de carnavales y de Navidad son también motivos para la ironía política. El conflicto con su ex aliado Pellegrini y el tema de la sucesión presidencial, como el de evitar que el poder de Roca se viera afectado anticipadamente por la nominación del sucesor, son objetivo de divertidos y elocuentes ironías a veces y alegorías otras.

La pérdida de poder de Roca tras su segunda Presidencia es más que elocuente en las tapas de Caras y Caretas entre 1906 y 1910.

La figura de Sáenz Peña es una presencia reiterada en las caricaturas de las tapas de Caras y Caretas entre 1910 y 1914.

El Presidente es dibujado por lo general con simpatía. Ello se hace evidente en la caricaturas entorno a la reforma política que produjo en Argentina la ley del voto universal, secreto y obligatorio, conocida como Ley Sáenz Peña.

La vieja política que va siendo desplazada está representada en las figuras de Roca y de Benito Villanueva que era la figura dominante en el Senado y de Marcelino Ugarte, el caudillo conservador bonaerense.

Cierto gusto por el estilo que acompañaba a los jefes de estado europeos de la época, que Sáenz Peña había visto como diplomáticos en los años previos a su Presidencia, explica su presentación como un monarca.

Como manifestación de los signos de los tiempos, aparecen como protagonistas el cinematógrafo, el automóvil y la fotografía, temas ausentes en las caricaturas de Roca.

Alguna crítica que se le dirigía por concentrarse en la reforma política y no en la gestión concreta de los problemas del gobierno es ironizada sin agresión.

La última caricatura de Sáenz Peña que integra la muestra, publicada días después de que el Congreso prorrogara su licencia por enfermedad para no volver más a ejercer la Presidencia, lo sigue mostrando como monarca, pero ya sin la corona sobre su cabeza.

María Sáenz Quesada, la mejor biógrafa de Roque Sáenz Peña, ha señalado respecto a esta muestra:

Esta serie de caricaturas constituye una valiosa fuente documental para el estudio de la sociedad argentina de hace un siglo. Publicadas por la revista Caras y Caretas durante la presidencia de Roque Sáenz Peña, siguen con agudeza y bonhomía los pasos iniciales de este gobernante, renovador en cuanto a los usos políticos, y tradicional en su vida privada. El gran tema del comienzo es la reforma electoral, que deja atrás las malas costumbres cívicas y promete limpieza y legitimidad. En este proceso, que tiene los rasgos de una “cinta” del moderno cinematógrafo, Roque y el ministro, Indalecio Gómez, ahuyentan a los representantes de la vieja política. Después, cumplida la reforma, se agolpan los problemas, presupuesto, reducción del gasto militar, cuestiones internacionales, deuda externa y finalmente la salud del presidente, que anuncia su prematuro final.

De la mano de sus grandes dibujantes, la revista se coloca por encima de las banderías partidarias y asume la representación del hombre de la calle. Desde esta posición aplaude y discrepa, ríe, pregunta y critica, en un ejercicio democrático sin excesos, aceptado por gobernantes y gobernados que demuestra la solidez de la vida republicana de aquellos años.

El 9 de agosto de 2014 se cumplió el centenario de la muerte de Roque Sáenz Peña y el 14 de octubre la de Julio A. Roca: de haberla presenciado, esta muestra de sus caricaturas que ocuparon las tapas de Caras y Caretas durante sus presidencias habría logrado, posiblemente, dibujarles una sonrisa.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actos de homenaje a roca en el 104 aniversario de su fallecimiento.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Círculo Militar, Santa Fe 750. Fecha 18 de setiembre. Hora:18.30. Ejecución: Banda del Colegio Militar de la Nación y Coro del Círculo Militar.

CONFERENCIA SOBRE EL 120 ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA. Lugar: Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160. Fecha: 9 de octubre. Hora: 18.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga y Lucas Calzoni.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Lugar: Archivo General de la Nación, Leandro N. Alem 246. Fecha; 17 de octubre. Hora: 17.00 Expositores: Dr. Rosendo Fraga y Nicolás Pasaman.

OFRENDA FLORAL E HIMNO NACIONAL FRENTE AL MONUMENTO A ROCA. Lugar: monumento a Roca en Diagonal Sur y Defensa. Fecha: 19 de octubre. Hora: 07.30.

HOMENAJE A ROCA FRENTE A SU TUMBA EN LA RECOLETA. Lugar Bóveda de la familia Roca en el Cementerio de la Recoleta. Fecha 19 de octubre. Hora: 11.00. Orador: Ricardo Balestra.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN SU ANIVERSARIO. Lugar: Museo Roca, Vicente López 2220. Hora 19.00.  Fecha 19 de octubre. Orador: Ministro de Educación, Ciencia y Cultura, Eduardo Finochiaro

ROCA A 120 AÑOS DE LA PRESIDENCIA REFORMISTA. Lugar: Jockey Club, Cerrito 1446. Fecha: 24 de octubre. Hora: 19.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, Anexo de la Cámara de Senadores, calle 7 esquina 49. Fecha: 26 de octubre. Hora 19.00. Ejecuta: Banda Paso de los Andes y Coro del Regimiento 7 de Infantería Mecanizado “Coronel Conde”.

FECHAS A DETERMINAR:

COLOCACIÓN DE OFRENDA FLORAL EN EL MONUMENTO A LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. Organización: Comando de la Brigada de Infantería de Montaña VI y filial Neuquén del Instituto Roca.  Lugar: dicho monumento en Choele-Choel, Neuquén.

ACTO A ROCA EN LA ESCUELA QUE LLEVA SU NOMBRE. Lugar: Escuela Presidente Roca, Libertad (CABA).

ACTO A ROCA. Lugar: salón Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Archivos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: