*
estás leyendo...
CENTENARIO DE ROCA

TEXTOS DE CONFERENCIAS: En torno al Centenario de Roca, por Roberto Azaretto (Junta de Estudios Históricos de Mendoza, 24/10/2014)

Texto de la disertación de Roberto Azaretto sobre el Centenario de Roca, en el marco de la conferencia organizada por el Centro de Estudios Históricos de Mendoza, el viernes 24 de octubre.

 

Julio Argentino Roca es un genuino representante de la Argentina profunda. Del Tucumán, amplia región que abarca al Noroeste Argentino colonizado desde el Perú y que bien define Daniel Larriqueta en su libro la Argentina Renegada.

Era la región de mayor población indígena del territorio que hoy es argentino y la que menor inmigración transoceánica recibió.

Es la Argentina más parecida a la América Latina y donde el mestizaje es evidente en todas las clases sociales.

Julio Argentino Roca nace el 17 de julio de 1843 en la provincia de Tucumán. Su madre elige el nombre que explica en carta a su marido comentándole el embarazo. “Se llamará Julio por el mes de la independencia y Argentino porque será un servidor de la patria como su padre”.

El padre es el coronel Segundo Roca hijo del capitán español de origen catalán Pedro Roca. Como muchos argentinos el Coronel Roca hunden sus raíces en esta tierra, por su madre de apellido Tejerina Medina, de vieja familia norteña. Segundo Roca tiene dos hermanos varones que lucharan en el ejército del norte, Francisco y Pedro.

Segundo Roca ha sido un guerrero notable, ingresó a la milicia tucumana de los 16 años, en el año de proclamación de la independencia. En 1819 se incorpora al Ejército que desembarcará en el Perú a órdenes de San Martín.

En esa campaña va ganando grados y medallas participando de las campañas de Puertos Intermedios, de la Sierra a órdenes de Arenales, y de batallas claves como Pichincha y Junín y recibió medallas de oro de San Martín y Bolívar.

De regreso a la patria combate en la guerra con el Imperio del Brasil a órdenes de Alvear, Mansilla, Lavalle, Paz, en todas las acciones de guerra más importantes del conflicto.

Regresa a Buenos Aires y combate en las fuerzas de Lavalle y luego se retira al norte. Cuando Quiroga triunfa en la Ciudadela emigra a Bolivia.

Regresa a Tucumán con las tropas de Javier López, que pretende derrocar a Alejandro Heredia.

El gobernador de Tucumán y Protector del Norte acepta el pedido de clemencia de su ministro el doctor Juan Bautista Paz y de su hija Agustina. Al poco tiempo Segundo Roca se casa con Agustina y se incorpora al ejército de Heredia y de su cuñado Gregorio Paz, en la guerra contra la Confederación Peruano Boliviana.

Agustina Paz provenía de una de las familias más antiguas de Santiago del Estero los Paz y Figueroa, a la que pertenece la beata Antonia de Paz y Figueroa, fundadora de la Casa de Ejercicios Espirituales de Buenos Aires en proceso de santificación.

Juan Bautista Paz participó del Congreso que redactó la Constitución de 1819 y la de 1826, también preparó la constitución de la efímera República Federal de Tucumán de Bernabé Aráoz y que comprendía junto a Tucumán, las provincias de Catamarca y Santiago del Estero.

Julio Argentino Roca por parte de su madre era sobrino de Marcos Paz, el vicepresidente de Mitre y primo hermano de José Clemente Paz, el fundador del diario La Prensa.

El coronel Roca fue enviado a Buenos Aires en 1839 como sospechoso, siendo liberado por Rosas un año antes del nacimiento de su hijo más famoso.

En su provincia intentó producir azúcar con poco éxito, los problemas del transporte, sus altos costos conspiraban contra los intentos de promover las hoy llamadas economías regionales. La Argentina de entonces sólo exportaba carne salada, y había comenzado a vender lana cuya calidad mejoraba desde la importación de ejemplares de raza por Rivadavia.

Se importaba la harina y el trigo de Chile y los Estados Unidos y aún desde Rusia, el azúcar de Cuba y Brasil, el vino de Francia y las Canarias.

Con el triunfo de Urquiza en Caseros es convocado el coronel Roca por el triunfador. En 1855 fallece Agustina Paz y la familia se dispersa. La hija Agustina y dos hermanos menores van a Buenos Aires con la hermana de su padre casada con el comerciante Reboredo.

Los dos mayores se quedan con el padre y Julio Argentino con otros dos ingresan al Colegio de la Concepción del Uruguay fundado por Urquiza en sus tiempos de gobernador.

Urquiza había convertido a la provincia en la más rica después de Buenos Aires, primero imponiendo el orden y la seguridad, segundo aceptando la inmigración, promovió el desarrollo lanar y la agricultura, convirtiendo a la provincia en la mayor productora de vino de la época. Con refugiados políticos franceses fomentó la educación. Aprovechó el bloqueo anglo francés para burlar el monopolio portuario de Buenos Aires comerciando desde el Río Uruguay con Montevideo, obteniendo ingresos fiscales importantes. Al concluir el conflicto Rosas le prohíbe el comercio exterior, no tarda en sublevarse.

El joven Roca que aspiraba a estudiar medicina se anota en el curso de preparación de oficiales del Colegio, antecedente del Colegio Militar. Urquiza tomó la misma actitud que Rivadavia cuando ofreció becas a las provincias para enviar sus jóvenes a estudiar. Urquiza con ese gesto formó en gran parte la clase dirigente provinciana que pasará a la historia como la generación del ochenta.

En la batalla de Cepeda lucharan padre e hijo en las fuerzas de la Confederación Argentina. Es el bautismo de fuego del joven Roca a los16 años y una batalla más del veterano Coronel. Volverán a combatir juntos en Pavón donde el joven alférez estuvo a cargo de dos cañones y siguió disparando cuando Urquiza se retira del campo de batalla en el renunciamiento histórico que facilita la unidad nacional. En los días previos a la batalla Urquiza recorriendo el campamento observa una luz encendida en una carpa y al entrar, sorprende al adolescente oficial leyendo las Vidas Paralelas de Plutarco.

Luego de Pavón el joven oficial llega por primera vez a Buenos Aires. Su tío, que fuera senador en la Confederación y participa del nuevo esquema político lo hace ingresar en el nuevo ejército nacional que parte al interior a órdenes de Paunero.

Roca se caracterizará siempre por defender el orden institucional. Es una de las premisas que cumplirá toda su vida como soldado y como político.

En las campañas contra el Chacho Peñaloza gana el ascenso a capitán por el coraje demostrado en la batalla de Las Playas.

En la guerra de la Triple Alianza parte para Corrientes. Se encuentra ahí con su padre que ha cruzado por el Chaco al frente del contingente de la Guardia Nacional de Tucumán y sus hermanos. Su padre fallece a los 66 años días antes del cruce del Paraná. Julio Roca siempre lamentará que no haya vivido para verlo general del Ejército Argentino, por sobre sus triunfos políticos.

Impresionó a sus jefes la valentía del joven tucumano en Tuyutí, En el frustrado asalto a Curupaytí casi todo su batallón el seis de infantería es exterminado. Es ascendido a Sargento Mayor y acumula medallas; por su valor es enviado a Buenos Aires por Mitre en persona para llevar el parte al vicepresidente en ejercicio del gobierno, su tío Marcos Paz, también lleva la carta de Mitre a su vicepresidente pues en esa batalla muere su hijo y primo hermano de Roca, el joven oficial Marcos Paz (h).

Dos hermanos del futuro presidente también mueren en combate, Marcos y Celedonio Roca. De los dieciséis jefes que participan al frente de sus regimientos ybatallones en el asalto a Curapaytí Julio Roca es el único que no muere en la batalla, parece un signo de su destino.

Llega Roca a Buenos Aires y enseguida es enviado a las fuerzas de Paunero que deben enfrentar a la Revolución de los Colorados, estallada en Mendoza y extendida a todo Cuyo que amenaza a Córdoba y se complica con la irrupción de Felipe Varela que viene de Chile hacia Catamarca con equipamiento de ese país, soldadesca de ese origen e incluso soldados del ejército vecino.

Este conflicto le da esperanzas a Solano López y por eso a pesar que no tiene ninguna posibilidad de triunfo, luego del fracaso de su ofensiva en Corrientes y en Río Grande, prosigue la guerra. Juan Sáa en su correspondencia a través del gobierno boliviano le envalentona en cuanto a la caída del gobierno nacional argentino, a lo que se agrega la fanfarronada del presidente Boliviano, de mandarle cien mil hombres.

Estas sublevaciones se hacían en nombre de Urquiza, que nunca las avaló porque estaba comprometido con la unidad nacional.

El ya fogueado oficial Roca participa con un coraje excepcional en la batalla de San Ignacio, o de Río Quinto a órdenes del general Arredondo el 1 de abril de 1867.

Con mil seiscientos hombres y dos cañones vencen al ejército de Juan Sáa, que cuenta según distintas versiones histórica entre tres mil quinientos a cinco mil efectivos y once cañones.

Diez días después el general Antonino Tabaoda y Manuel Taboada con fuerzas santiagueñas derrotan en Pozo de Vargas, a Felipe Varela luego de varias horas de lucha encarnizada. Los dos mil cuatrocientos santiagueños vencen a un ejército de cinco mil hombres. Así queda asegurada la unidad nacional.

Esas dos batallas claves en el proceso de conformación del estado nacional y la Argentina moderna, no han sido destacadas en todo su alcance por la historiografía tradicional, tanto en la vertiente liberal como el viejo revisionismo, como si fueran hechos menores.

Roca partirá para el Norte primero a Salta donde se espera un ataque de Felipe Varela desde Bolivia, frustrado antes de su llegada. Luego se asienta en Tucumán como jefe del seis de infantería mandado por Sarmiento, para controlar a los Taboada que se consideraban los “jefes del norte” desde su provincia de Santiago del Estero.

La sublevación de López Jordán luego del asesinato de Urquiza, no tendrá repercusión nacional y se limitará al escenario provincial y para esa guerra parte Roca que obtiene su ascenso a Coronel en Ñaembé.

Será destinado a la frontera sur y hacia finales de la presidencia de Sarmiento será el comandante de la frontera desde Santa Fe a Mendoza con asiento en Río Cuarto agregándosele luego el cargo de comandante de todas las fuerzas nacionales de Córdoba.

Su estadía en Córdoba es muy importante en su vida política. Roca a conocido en sus campañas todo el país, anudado relaciones con los patriciados provincianos; se destaca por su postura, sus modales y salvo el episodio del rapto de Ignacia Robles, con quien tuviera una hija, es distinto al grueso de la oficialidad de escasa preparación, modales toscos y prepotentes, Con Roca se acaban los degolladores que ensangrentaron al país en los dos bandos de las guerras civiles. Con Roca dirá Jauretche se consolida el ejército nacional que suplanta a los ejércitos facciosos.

En Córdoba conoce a Clara Funes Díaz, una joven del más rancio patriciado cordobés, nieta por madre de Javier Díaz, el primer gobernador de Córdoba que asume el federalismo y propietario de la Estancia Santa Catalina que fuera de los Jesuitas. La hermana de Clara, Elisa Funes está casada con un ascendente político de la provincia Miguel Ángel Juárez Celman, que junto a su hermano Marcos y Antonio del Viso son los jefes de los jóvenes liberales ansiosos de transformar la provincia.

Cuando el país elige a Nicolás Avellaneda estalla la revolución en la provincia de Buenos Aires que no acepta la derrota de Mitre. Avellaneda había armado con los gobernadores de las provincias el acuerdo con el Autonomismo de Buenos Aires del vicepresidente Adolfo Alsina. Solamente en Corrientes y Santiago del Estero tenía partidarios el ex presidente.

En Villa Mercedes se sublevan las tropas que asesinan a su jefe, el general Teófilo Iwanosky. El jefe rebelde es el general Arredondo. En Buenos Aires Mitre es rápidamente derrotado por el Coronel Arías en la Verde.

Roca asume la jefatura de las fuerzas del gobierno y utiliza para reforzarse y abastecerse los ferrocarriles existentes y para comunicarse el telégrafo.

Junta fuerzas y hace que Arredondo se repliegue hacia Mendoza, la batalla tendrá lugar en Santa Rosa, en tierras de los González. El coronel Roca en una audaz maniobra nocturna lo flanquea y lo ataca a la mañana por retaguardia venciendo en la batalla. Sarmiento y Avellaneda que siguen las alternativas bélicas por telégrafo por ese medio le comunican su ascenso, en el campo de batalla, a general de Brigada. El triunfo es celebrado con un asado de cuatro mil quirquinchos.

Días antes llega al campamento de Roca un joven con comunicaciones desde Mendoza remitidas por Francisco Civil, sus oficiales dicen que es un espía y Roca lo hace fusilar. Cuando llega al campamento victorioso, Civit y pregunta por el mensajero, Roca comprende el error. Será en lo sucesivo muy cuidadoso en la aplicación de esa pena. Por lo pronto, a pesar de los telegramas de Sarmiento exigiendo el fusilamiento de Arredondo, facilita la fuga a Chile del veterano guerrero nacido en el Uruguay, era su compadre pues apadrinó a su hijo mayor y único varón el futuro gobernador de Córdoba, canciller, diputado y senador nacional y vicepresidente de la Nación Julio Roca, el dirigente demócrata más importante de la primera mitad del siglo pasado. Arredondo fue el jefe de Roca en la victoria de San Ignacio.

El presidente Avellaneda designa Ministro de Guerra y Marina al doctor Adolfo Alsina. Este político de la provincia de Buenos Aires, hijo de Valentín Alsina, unitario y gobernador del Estado de Buenos Aires, rompe con Mitre cuando al asumir la presidencia pretende federalizar la totalidad de la Provincia de Buenos Aires, como hiciera Urquiza con Entre Ríos cuando presidió la Confederación Argentina.

Alsina divide al partido Liberal y funda al autonomismo y facilita la incorporación a la política de algunos relegados, por no abjurar de su pasado rosista, como Bernardo de Irigoyen y Luís Sáenz Peña. Jóvenes como Leandro Alem, Aristóbulo del Valle, Roque Sáenz Peña, Carlos Pellegrini, Hipólito Yrigoyen inician sus carreras en el alsinismo que entusiasma a los orilleros y al pueblo de la campaña, adoptando como distintivo la boina colorada de reminiscencias federales. Alsina fue vicepresidente de Sarmiento y desde el ministerio aspira a ser el sucesor de Avellaneda.

Prepara un plan para avanzar las fronteras en forma gradual hacia el Río Negro con un esquema que partía de la construcción de una zanja atravesando la provincia de Buenos Aires para dificultar el robo de ganado por parte de las tribus de origen araucano venidas desde Chile, construyendo más fortines, uniéndolos por el Telégrafo. El plan aseguraba la defensa de la Provincia de Buenos Aires con escasos avances en las otras provincias.

El General Roca critica el plan de Alsina elevándole al presidente su alternativa basada en la guerra ofensiva, como lo hiciera Juan Manuel de Rosas en 1833. Como conocedor de la historia recuerda la construcción de la Gran Muralla levantada por el Imperio Chino que “no impidió que unas decenas de miles de guerreros nómadas, los mongoles, se apoderaran del mismo” dice.

La muerte de Alsina, luego de enfermarse, en la frontera lo lleva al Ministerio de Guerra y Marina.

La conquista del Desierto fue debatida y aprobada en el Congreso Nacional; que ya había votado una ley llevando la frontera al Río Negro en 1867, que no se ejecutó al distraerse efectivos y recursos en las otras guerras. El general Urquiza al aspirar a la presidencia de la Nación en 1868 en el manifiesto programa que envió a las provincias dice “no se trata ya de asegurar las fronteras, hay que conquistar el desierto”.

En realidad el primero en señalar la necesidad de una campaña nacional contra los indios es el gobernador de Mendoza Pedro Molina, en cartas a Martín Rodríguez, gobernador de Buenos Aires, a su ministro Rivadavia y en mensaje personal transmitido por Tomás Godoy Cruz ante el gobierno de Buenos Aires, ante el ataque de las tribus chilenas al mando de oficiales realistas que al grito de Viva Fernando Séptimo, asolaron las campañas cuyanas y llegaron a atacar pueblos como Pergamino y Rojas.

En Malargue quedaron los Pincheira que llegaron a tomar la ciudad de Mendoza y solamente fueron vencidos cuando un ejército chileno de dos mil soldados al mando del general Bulnes cruzó la cordillera y los venció. De paso, al regreso arreó a Chile, cuarenta mil vacunos de las estancias mendocinas.

En la provincia de Buenos Aires en el gobierno de Martín Rodríguez se avanzó hacia Tandil y Azul. Pero hay que esperar a Rosas para una campaña nacional con tres columnas de la Buenos Aires, la cordobesa y la mendocina con el apoyo de fuerzas sanjuaninas, La de Córdoba no logra sus objetivos y fue evidente la complicidad de personajes de la provincia con las tribus. Aldao llega al sur pero no consolida su avance. Rosas da esta orden, indio argentino a las estancias para que aprenda a trabajar, indio chileno fusilamiento. Sin embargo permite que ingrese al país Calfucutá en la esperanza que combata contra los vorogas. Calfulcurá por el contrario organiza con estos y otras tribus, después de matar a sus jefes una confederación indígena basada en vivir de los subsidios del gobierno de Buenos Aires y del malón llegando a venderse en el mercado chileno millones de cabezas de ganado.

En los enfrentamientos entre criollos e indígenas hubo alrededor de 10 mil bajas entre los indios y más de seis mil el los soldados argentinos. A eso debe sumarse 50 mil victimas civiles entre muertos y cautivos, criollos e inmigrantes.

Roca se prepara durante un año, mientras tanto manda columnas de caballería la ataque, no se espera al malón, se va a la tolderías.

La Ley 942   aprueba el plan y su financiación que consiste en la venta anticipada de algo mas de un millón y medio de hectáreas. En seis columnas parte el ejército desde BSAS a Mendoza. Son seis mil soldados, casi mil son indígenas. Roca parte desde Azul, punta de rieles del ferrocarril y el 25 mayo de 1879 llega al Río Negro. Desde Mendoza se avanza hacia Malargue y luego Neuquén, donde no sólo hay araucanos sino hacendados chilenos con bandera izada. Lo destaca Olascoaga en sus memorias.

Cuando se asevera que gracias a Roca poseemos la Patagonia, se incurre en un error. La jurisdicción efectiva ganada por la Nación es mucho mayor pues hasta la construcción del ferrocarril de Rosario a Córdoba, transitar por la ruta nueve era peligroso y viajar desde Pergamino a Villa Mercedes en 1878 imposible. Roca con sus campañas al Sur y al Chaco triplicó la superficie de nuestro país.
Sarmiento que había pronosticado que se tardaría un siglo en solucionar el problema de la frontera, ahora dice que fue un paseo.

La población indígena no alcanzaba la veinte mil personas, de ellas son muertos 1300 guerreros y unos 13 mil tomados prisioneros. El resto huye al sur y a Chile. En la campaña de Rosas se matan más de tres mil indígenas aunque en su testamento Don Juan Manuel se precia de haber “matado veinte mil”.

En su primera presidencia la segunda campaña avanza sobre Chubut y Santa Cruz y la Isla de tierra del Fuego, En los combates se encuentran a las tribus bien armadas.

Roca regresa con un gran prestigio y su candidatura presidencial es un hecho apoyada por las provincias y también por el alsinismo porteño. Queda un tema que es la federalización de Buenos Aires, Su gobernador Carlos Tejedor, sobreviviente del unitarismo, quiere ser presidente, cree que es un derecho de los porteños, se niega a la federalización y encima reclama las tierras conquistada al Desierto pues sostiene que la campaña fue posible por los recursos de Buenos Aires.

No nos van a imponer al presidente los trece ranchos sostienen en Buenos Aires, que solamente cuentan con el apoyo de los liberales de Corrientes. Se reitera el escenario de 1874 con mayor agresividad, pues la guardia nacional de Buenos Aires, es movilizada y equipada con armamento moderno. Avellaneda es un huésped en Buenos Aires, Roca renuncia al ministerio para dedicarse a la elección. Se traslada a Córdoba y también se lo ve en Rosario, desde donde sostiene una nutria correspondencia.

Buenos Aires tenía recursos, su presupuesto era superior a la de todas las otras trece sumadas. Incluso superaba al presupuesto nacional. El banco de la Provincia de Buenos Aires era el más poderoso.

La exportación de lana había enriquecido a esa provincia, que además se había beneficiado con la guerra del Paraguay por las compras del ejército brasileño.

El clima en Buenos Aires era hostil, las elecciones le aseguran el triunfo a Roca y los diputados nacionales electos le son afectos. Pretenden que renuncie a su triunfo mientras es descripto como un bárbaro que se entretiene domando y vareando caballos en Río Cuarto. Los diputados del interior son hostilizados y los diarios porteños escriben para referirse a estos jóvenes que pertenecen a los patriciados provincianos, descendientes de los conquistadores muchos de ellos, hijos y nietos de los que dieron patrimonio y sangre en las guerras de la independencia y las luchas civiles, como los “cabecitas negras de Roca”, sesenta y cinco años antes que fueran así denominados los pobres del interior que llegaron al cordón industrial de Buenos Aires.

Llegan a reunirse a pedido de personajes de la época y del cuerpo diplomático Roca y Tejedor en el Tigre, el gobernador de Buenos Aires plantea el renunciamiento de los dos, “Usted no renuncia a nada le dice Roca, el único que renuncia soy yo”. El general Roca convertido en un político consumado ve que es el momento de solucionar de una vez el tema de la capital y el predominio porteño pues la Provincia con la Ciudad era demasiado poderosa y debilitaba el poder nacional. Por eso revisa anteriores posturas de promover como capital a la ciudad de Rosario. El otro tema es el de los territorios nacionales.

Roca estaba al frente de una coalición de jóvenes que miraban hacia el futuro y consideraban los conflictos del pasado como algo a superar. Las dirigencias provinciales querían sacar a sus provincias de la pobreza y para eso necesitaban de un estado fuerte capaz de obtener recursos para construir ferrocarriles, telégrafos, puertos y promover sus producciones.

Incluso los derrotados de Pavón y de los conflictos posteriores veían en este tucumano de 37 años de la argentina profunda su genuino representante. Avellaneda había promovido la pacificación permitiendo el regreso al país de los emigrados por las guerras interiores de los sesenta y los conflictos de López Jordán. Hasta Juan Sáa, el derrotado en San Ignacio lo apoya.

Roca está dispuesto a postergar sus aspiraciones siempre que el presidente sea Sarmiento “Porque no va a resistir la tentación de construir en Buenos Aires la gran capital del Imperio Argentino” le escribe a Juárez Celman. Cuando el conflicto se hace inevitable le recuerda a Dardo Rocha que los grandes imperios son el fruto “del sudor y la sangre de varias generaciones”.

Los acontecimientos de precipitan, tiene que intervenir el propio Mitre para impedir que los diputados nacionales de las provincias no sean asesinados en el recinto por los rifleros de Buenos Aires. Avellaneda se traslada a Belgrano, como le dijera a Felipe Yofre, joven diputado cordobés, ministro de Roca en su segunda presidencia cuando le pide garantías para los congresistas provincianos: “que garantías puedo darle si ni siquiera le puedo dar órdenes al vigilante de la esquina”.

Tres mil muertos es el costo de concluir con el proceso de organización institucional argentino culminando la obra de Justo José de Urquiza, su primer jefe en los campos de batalla. Soldados cordobeses y santiagueños dejan su sangre en el asalto a las trincheras porteñas. Jóvenes de familias importantes de la ciudad mueren, por eso la asunción de Roca será en un clima glacial y pasará un buen tiempo para que su figura sea aceptada en la sociedad porteña.

Roca tiene un programa claro: Paz y Administración. Cuando van pasando los años y le hablan de sus obras el sólo destaca la paz.

El Congreso es respetado, el Poder Judicial no sufre ninguna intromisión, en su presidencia sólo se declararon tres intervenciones federales y votadas por el Congreso.

Inicia un ciclo político de largo alcance que llega hasta el centenario, aunque evita toda tentación de reelección inmediata.

En Buenos Aires ha sido apoyado por Torcuato de Alvear que será el intendente, Bernardo de Irigoyen ministro de relaciones exteriores. Dardo Rocha, elegido gobernador de Buenos Aires, ingresa al Congreso por el roquismo Hipólito Yrigoyen, es su primera disidencia con su tío Leandro Alem que revista en el porteñismo y se hace elegir senador provincial para oponerse a la cesión del territorio capitalino a la Nación, confrontando ahí con José Hernández, que en la vuelta de Martín Fierro destaca la conquista del desierto luego de describir la vida de las tribus y el padecimiento de las cautivas.

Roca no sólo busca la paz interior sino también solucionar los problemas de límites sin guerra, en tiempos en que muchos desde las comodidades de sus escritorios y las tertulias de los clubes la predicaban. Quien desde los 16 años había estado en los más duros campos de batalla argentinos sabía bien el costo en vidas, mutilados y los recursos mal gastados en conflictos bélicos, además de los odios que se generan y perduran por generaciones.

La conquista de los territorios del sur muestra la concepción estratégica de Roca, la campaña se lanza cuando Chile se enfrasca en la guerra del Pacífico. En 1881, en pleno conflicto Chile firma el acuerdo que reconoce a las altas cumbres de la Cordillera de los Andes como la frontera entre ambos estados.

En su primer gobierno se crea el registro civil, tiene lugar el primer Congreso Pedagógico Nacional y su fruto es la Ley 1420 de educación primaria obligatoria, gratuita y laica. Se crea el Consejo Nacional de Educación y se logra la colaboración de Sarmiento. También busca Roca, sin éxito el nombramiento de Alberdi como ministro en Francia y la edición de sus obras completas.

La Ley se enseñanza lo enfrenta con la iglesia viéndose obligado a expulsar al Nuncio Apostólico que en declaraciones imprudentes llamó a la rebelión. Con esa ley este país que tenía el 80% de su población analfabeta y recibía a inmigrantes que en su inmensa mayoría también lo eran, produjo una revolución educativa que nos llevó en 30 años a la primacía en el mundo latino, no solo americano sino incluyendo a España, Portugal e Italia, que recién a mediados del siglo XX lograron alfabetizar a sus pueblos e igualando a Francia.

No ha habido ley para asegurar la movilidad social ascendente, que posibilitó la formación de las clases medias argentinas, como esta de la primera presidencia de Roca, que además dotó a cada provincia de Colegios Nacionales y Escuelas Normales.

En el debate de l420 se destacará Emilio Civil, electo diputado nacional por Mendoza a sugerencia de Roca el año anterior.

Roca termina con las milicias provinciales, el monopolio de la fuerza lo tendrá el estado nacional y unifica las monedas. Reorganiza las fuerzas armadas, los veteranos que se alejan son reemplazados en parte por los derrotados guerreros indígenas y varios centenares de ellos reemplazan en las tripulaciones de la Marina de guerra a los mercenarios extranjeros que hasta entonces eran el grueso de la marinería. Se adquieren los primeros barcos aptos para la escuadra de mar. Los salesianos son invitados a evangelizar y educar en la Patagonía.

Se trazan las fronteras definitivas de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, San Luis y Mendoza. Con el resto se crean los territorios nacionales que se convertirán en provincias cuando alcancen los cincuenta mil habitantes. Son la Pampa, Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

Se funda Río Gallegos y Ushuaia. Se lanza la conquista del Chaco vastos territorios que formaran los territorios del Chaco y Formosa y amplían las superficies de Santa Fe, Santiago del Estero y Salta. También se forma el territorio de las Misiones.

Se inicia la construcción del Puerto de Buenos Aires y las Obras Sanitarias, Se reedifica la Casa de Gobierno, la ciudad de Buenos Aires inicia su transformación edilicia y edificios como el del Consejo Nacional de Educación y el Depósito de Agua de la Avenida Córdoba van cambiando el perfil de la ciudad.

En 1880 el país contaba con dos mil quinientos kilómetros de ferrocarriles, al final del primer mandato de Roca las líneas llegan a los seis mil, y varios miles en construcción, los telégrafos comunican a todo el país.

La Provincia de Buenos Aires en dos años funda y construye la ciudad de la Plata.

Provincias como Santa Fe, muy pobres en 1852 prosperan con el desarrollo agrícola y la frontera agropecuaria se extiende a Córdoba, que se transforma con el trabajo de las tierras liberadas del ataque indígena. La Córdoba pampeana sobrepasa a la Córdoba de las estancias serranas.

Si bien la lana sigue siendo la exportación más importante, comienzan las ventas de cereales y la industria frigorífica se desarrolla rápidamente.

El lanar será muy importante en la expansión hacia el sur, no sólo para poner en explotación a la Patagonia, sino las tierras ganadas en la Provincia de Buenos Aires, pues el lanar come los pastos duros de las pampas, convertir esas tierras en productoras de carnes de exportación y cereales será un proceso que llevará fuertes inversiones y dos décadas de esfuerzos, que algunos emprendedores pagaran con su bancarrota.

Roca no olvida de donde viene y sus lazos con la Argentina Profunda, por eso protegerá las economías regionales que gracias al ferrocarril ahora son viables. El Azúcar en el norte, el vino en Cuyo surgirán con fuerza en estos años con el avance de los trenes, la inmigración y el crédito.

Mendoza peleaba por el ferrocarril en competencia con el proyecto de los cincuenta de unir Rosario con Copiapó y el Puerto de Caldera por el paso catamarqueño de San Francisco.

Será Francisco Civil quien plantea en el Congreso en 1868 le necesidad de extender las vías desde Córdoba, adonde arribarán dos años después, a Mendoza destacando la imposibilidad de desarrollar la producción y el comercio ante el costo de los fletes y el permanente ataque de los indios. En ese debate los legisladores del Norte bregan por el ferrocarril a Jujuy y los correntinos por el que una el puerto fluvial de Concordia con Mercedes.

Al final a días de concluir el mandato de Mitre se vota la Ley 280 que incluye esos tres proyectos. A pesar de la influencia de Lucas González en ese tiempo, fue ministro de Mitre y luego de Avellaneda y vinculado a los financistas de Londres en 1876 el ferrocarril llega a Tucumán aunque en trocha económica, ocho años antes que a Mendoza.

El avance a Mendoza es lento, pero en trocha ancha comenzando por el ramal Villa María a Río Cuarto y luego su extensión a Villa Mercedes.

Será Roca el que mande construir por el Estado Nacional el tramo de Villa Mercedes a Mendoza, sin un atraso ni sobreprecio. En 1884 llega el tren a Mendoza unida así al puerto de Rosario. Dos años después se concluye por la empresa inglesa Buenos Aires al Pacífico la línea desde Junín a Villa Mercedes empalmando con el Ferrocarril Andino del Estado Nacional. Buenos Aires y Mendoza se vinculan directamente, un año antes el tren llega a San Juan y con el tren viene la inmigración masiva, y la industria madre la del vino reemplazando la Mendoza que vivía de vender 40 mil vacunos en pie, al año en Chile.

Un diario de la época, el Constitucional alertaba sobre los inconvenientes que traería el ferrocarril, por la desocupación que se produciría entre carreteros y arrieros. Esa gente tuvo más trabajo que nunca porque el tren multiplico por 30 veces en 10 años la superficie implantada con viñedos y eso pasó en todas las provincias.

El sucesor de Roca su concuñado Juárez Celman derrotó a Dardo Rocha y a Gorostiaga candidato católico. También pugno Bernardo de Irigoyen. Investigaciones recientes como las de Paula Alonso muestran que el resultado no estaba tan cantado y que la continuidad se asegura por los errores de los adversarios más que por las presiones oficiales. En la Provincia de Buenos Aires pierde el oficialismo, recordemos que desde 1821 existía el voto universal, 90 años antes de la Ley Sáenz Peña. Para sorpresa de todos en la ciudad de Buenos Aires triunfa el PAN.

Roca parte a Europa, sus amigos controlan el Congreso y las Provincias. Sin embargo su sucesor poco a poco logra desplazarlo de la jefatura del partido Autonomista Nacional seduciendo a los gobernadores no inmiscuyéndose en los asuntos provinciales, y dándoles una autonomía financiera que nunca antes ni después tuvieron las Provincias, como lo explican tanto Paula Alonso y Lucas Llach. La única condición es reconocer su liderazgo nacional. La creación de los Bancos garantidos lleva a la aparición de bancos en las provincias algunas de las cuales cuadriplican sus presupuestos y se lanzan a grandes planes de obras públicas contrayendo empréstitos en el exterior.

Se duplica la red ferroviaria y se expande la economía, una ola de prosperidad y optimismo se extiende pero llega la crisis financiera internacional del 90 y se acaba el crédito.

Juárez Celman había sido un gobernador exitoso en Córdoba donde construyó el primer embalse en Latinoamérica, el dique San Roque, prosiguió con las reformas liberales con el matrimonio civil, pero estaba generando problemas en el partido con los jóvenes que aceptaban su jefatura y la candidatura del joven de 30 años ramón Cárcano, cordobés hijo de un inmigrante italiano, y que se destacaba como el organizador del Correo argentino llevado a niveles de eficiencia superlativos. Esto desplazaba a Roca y a Pellegrini, vicepresidente que aspiraba a la primera magistratura.

Las dificultades económicas, el proceso de modernización con sus ganadores y perdedores, el resentimiento de los tradicionalistas y sectores de la iglesia y la posibilidad de un cuarto presidente provinciano provocaron la reacción de los jóvenes porteños de familia encumbradas.

Al banquete de los incondicionales le sucede el de los jóvenes porteños. Abelardo Ramos, compara a los asistentes a ambos eventos y afirma que los talentosos estaban entre los incondicionales y entre los porteños, los  derrochadores de las fortunas de sus padres.

Reaparecen en el escenario político Mitre y Leandro Alem y se va a la revolución que es porteña. Roca deja hacer, pero se ocupa en evitar su triunfo y días después, renuncia Juárez Celman y accede al gobierno Carlos Pellegrini.

Roca, que previamente ha renunciado a la candidatura a presidente, es designado Ministro del Interior por Pellegrini que saca en dos años al país de la crisis financiera.

Los partícipes de la revolución organizados en la Unión Cívica, levantan la candidatura de Mitre que ha viajado a Europa, para no participar de la revolución.

Al su regreso en el puerto lo recibe una muchedumbre y Roca quien lo convencen de un acuerdo con Mitre a la presidencia y un autonomista nacional como vicepresidente. Una fracción cívica lo rechaza fractura a la flamante agrupación, así se origina la Unión Cívica Radical, que levanta la candidatura de Bernardo de Irigoyen que fuera ministro de Roca.

El acuerdo Roca con Mitre le da veinte años de estabilidad a la Argentina.

Son los de mayor crecimiento en toda su historia a una tasa superior al 8 % anual sin ninguna recesión, a pesar de los gastos militares que se incrementan entre 1896 y 1902, cuando surgen nuevos problemas limítrofes con Chile.

El censo nacional de 1894 muestra que hay cuatro millones de habitantes que serán ocho millones veinte años después con el censo de 1914.

La tasa de inversión estará cercana al 30 % anual entre 1893 a 1903 y de ahí a 1913 con el alza de los precios de nuestros productos alcanza el 40% anual que contrasta con esta década que en el mejor año 2005, solo alcanzó el 23 % a pesar de repetirse un escenario de precios internacionales similar al de la primera década del siglo XX.

Los conflictos en la sucesión presidencial de Pellegrini llevan a Roca a renunciar la ministerio y se incorpora la Senado elegido por su provincia natal, llegando a ser elegido presidente provisional del cuerpo.

Los jóvenes juaristas liderados por Roque Sáenz Peña desafiaron su liderazgo y se lo pudieron arrebatar en los comicios, pero la maniobra de proponer la candidatura del padre, el jurista Luis Sáenz Peña abortó esa posibilidad.

Hay una idea que en la Argentina anterior a 1912 no se votaba, que no es correcta. Por supuesto que los comicios dejaban mucho que desear por la baja participación y presiones de los oficialismos, sin embargo la oposición participó y en la última década del siglo XIX, obtuvo éxitos. Leandro Alem fue electo senador nacional por la Capital., en la provincia de Buenos Aires hubo luchas electorales entre radicales, mitristas y autonomistas nacionales que se disputaban la gobernación de la provincia dando lugar a combinaciones diversas en los Colegios Electorales.

Los problemas con Chile llevaron a la presidencia nuevamente a Roca a los 56 años.

El candidato era Pellegrini pero este en un gesto de grandeza sostuvo en el acto donde iba a ser proclamado “Solo Roca nos puede dar una paz con honor o llevarnos a la victoria si estalla la guerra”.

Hipólito Yrigoyen al rechazar una oferta del mitrismo de apoyar una candidatura radical a la presidencia, a cambio de la gobernación de la Provincia de Buenos Aires, facilita el triunfo de Roca.

Roca se entrevista con Errázuriz el presidente Chileno que lo espera en Punta Arenas. La escuadra argentina no aparece desde el Atlántico, su ministro de marina el Comodoro Martin Rivadavia nieto de Bernardino acepta la sugerencia de Roca de llegar por el Pacífico navegando por el Beagle. Se produce el abrazo de los Estrechos que baja la tensión.

Fortalece las relaciones con el Brasil con intercambio de visitas con el presidente Campos Salles, asegurando la neutralidad de ese país y equipa a las fuerzas armadas, construye Puerto Belgrano como base de la flota de mar, funda la Escuela Superior de guerra, la de suboficiales, y establece el servicio militar obligatorio.

En 1902 conocidos logra la aprobación de los pactos de Mayo que resuelven el conflicto con Chile.

Ante el ataque de una flota a Venezuela por la falta de pago de sus deudas promueve la doctrina que lleva el nombre de su canciller Luís María Drago que se impone poco después en La Haya, rechazando el uso de la fuerza militar, para el cobro de deudas de los estados.

EL país llega a tener presencia en las Orcadas y desde su primera presidencia se presenta el reclamo de soberanía sobre las Malvinas.

El país que gobierna Roca en su segunda presidencia es muy distinto al de 20 años atrás, en el Litoral la inmigración y la modernización económica ha generado una nueva sociedad.

Los jóvenes que llegan desde las provincias donde ese proceso no se ha dado quedan impactados por la Argentina cosmopolita. Se generan nuevas tensiones propias de una sociedad nueva con problemas distintos como la cuestión social o la necesidad de argentinizar a los inmigrantes y sus hijos.

Roca impulsa reformas que le cuesta concretar. No tiene éxito con la ley de divorcio que no se aprueba por dos votos. Tampoco con el Código del Trabajo, obra de su ministro Joaquín V. González y que pudo construir un estado de bienestar cuarenta años antes como lo hizo el Uruguay entre 1910 y 1920. El proyecto de Código del Trabajo fue el resultado del informe que Roca le encarga a Bialet Massé sobre las condiciones de vida de los trabajadores argentinos, urbanos y rurales.

Se le rechaza la iniciativa de su ministro Osvaldo Magnasco de reformar los Colegios Nacionales para que tuvieran salidas laborales, logrando si la fundación del Instituto Otto Krausse primer colegio industrial. Roca beca a 140 jóvenes a los Estados Unidos para que cursen estudios industriales, agrícolas y comerciales, en el mensaje al Congreso sobre la reforma educativa sostiene que el país tiene demasiados abogados y pocos ingenieros; los legisladores de las provincias más atrasadas consideraron un demérito la propuesta y la hacen fracasar.

Tampoco se acepta la propuesta de Roca de otorgar el voto a los extranjeros propietarios con hijos argentinos por parte de legisladores de las provincias de escasa inmigración.

Logra la aprobación de otra iniciativa de Joaquín V González que es la reforma electoral, adoptando el sistema uninominal que se utiliza en las democracias más avanzadas, abolido al dejar su presidencia.

Tiene un gran éxito con su programa de Obras Públicas para el que contó con la colaboración de Emilio Civit, el primero en ocupar esa cartera y el único de sus ministros que compartió los seis años de su presidencia.

Emilio Civit que dejo la gobernación de la provincia recién obtenida a su vicegobernador Jacinto Álvarez, desarrollo una infatigable labor que lo llevó a recorrer todo el país.

A Civit se le debe el ramal de Gutiérrez a Luján de Cuyo y el ramal de las Catitas a San Rafael, habilitado en 1903 y que dio el impulso que ncesitaba San Rafael. Obras hídricas en Mendoza, el valle del Río Negro, San Juan, las Obras Sanitarias en once capitales provinciales, puertos sobre el Paraná y el Uruguay, el control de las concesiones ferroviarias y la extensión de los ferrocarriles del Estado que los hizo comunicar con Santa Fe, es decir los vinculó a un Puerto. También inicio la línea de San Antonio Oeste a Bariloche y el ramal de Villa Mercedes a Villa Dolores, primer tramo de un ferrocarril que debía llegar a Chilecito y Tinogasta en trocha ancha y la vinculación de Mendoza con Bahía Blanca por Huinca Renancó, Villa Valeria. Edificios públicos como el Palacio del Congreso, los Tribunales de Buenos Aires, escuelas, puentes, hospitales se extendieron por la geografía nacional llegando los telégrafos a 50 mil km y los ferrocarriles a 22 mil.

Roca ha roto con Pellegrini, por el proyecto de unificación de la deuda. Se opone a su candidatura, logra vetarla pero fracasa en imponer de de Felipe Yofre.

Manuel Quintana, veterano hombre público vinculado a Mitre será el nuevo presidente con la vicepresidencia del ex gobernador de Córdoba José Figueroa Alcorta que asume el mando luego de la muerte de Quintana.

Roca regresa de Europa dispuesto a seguir en la política con la colaboración de Joaquín V. González. El nuevo presidente ejerce su poder para disciplinar gobernadores y congresistas llegando a cerrar el Congreso. Sus planes son favorables a la candidatura de Roque Sáenz Peña. Así concluye el ciclo político de Roca que pasa cada vez más tiempo en sus estancias.

En 1912 ante dificultades diplomáticas con Brasil el nuevo presidente le pide que viaje a Río de Janeiro donde consigue disipar los problemas y concluir una carrera armamentista perjudicial para las dos naciones.

Semanas antes de su muerte no duda en anticipar el triunfo de los aliados en la primera guerra mundial a pesar de los notables avances de los alemanes.

El éxito del nuevo partido Demócrata de Córdoba y de las concentraciones conservadoras de Salta y la Provincia de Buenos Aires es celebrado por él veterano estadista, pero no teme un gobierno de Yrigoyen; cree que es el indicado para la obra pendiente de incorporar a los hijos de la inmigración a la política nacional y dirá “Si le va bien, mejor para el país y si gobierna mal, volveremos nosotros”.

La Mendoza moderna le debe mucho a Roca. Pensemos en el país de 1859 cuando combate por primera vez en Cepeda y la Argentina de 1914.

Roca fue un gran estratega y sabia manejar los tiempos, lo demostró con la conquista del desierto y la búsqueda de soluciones pacíficas para las cuestiones de límites.

Cuando llego al ministerio la jurisdicción real del estado nacional sobre nuestro país no llegaba a la tercera parte, triplicó su superficie y convirtió un desierto en una nación.

Los salarios altos de la época y las posibilidades de acceso a la tierra atrajeron a los inmigrantes y supo vincularse a la potencia hegemónica única que contaba con capitales para exportar y dominaba las tecnologías de punta de la época.

Hilda Sábato demostró que el modelo de explotación agraria argentino fue más eficiente que el aplicado en los Estados Unidos. Dividir en pequeñas parcelas tierras no aptas para la agricultura las hubiera erosionado, algo de eso pasó en la Pampa.

Basta comparar la Argentina de 1910 con países que cien años antes eran muy ricos como Perú, el Alto Perú, México o el Brasil que por largo tiempo fue superado por la Argentina. Lo que hoy es la Argentina era el rincón mas despoblado y pobre del Imperio español hace dos siglos.

Algunos sostienen que la diferencia la hizo la Pampa Húmeda, la naturaleza, craso error, Ucrania tiene tierras tan o más fértiles que nosotros y con zarismo o con comunismo los resultados fueron pésimos.

La clave fue la seguridad jurídica, el orden, la vinculación internacional, el entender el mundo y aprovechar las ventajas en vez de cerrarse.

El estado que fundó duró hasta los setenta y con eficacia construyó infraestructura y aseguro servicios básicos a toda la población. No había modelos alternativos y si luego entramos en crisis no es responsabilidad de los padres fundadores de la República sino de los que no estuvimos a la altura de ellos.

Estuve en actos del cincuentenario de su muerte, que fueron presididos por el Presidente de la Nación Arturo Illia, que no era de la tradición política de Roca, pero no venía a desconocer la historia ni hacer uso faccioso de la misma.

En agosto tuvo lugar el centenario de la muerte de Roque Sáenz Peña. El promotor de la Ley 1420 y el de la ley electoral que instaló el voto secreto y obligatorio en el país no fueron acreedores a los homenajes oficiales porque en esta Argentina decadente y degradada se quiere borrar el recuerdo de tiempos exitosos cuando los argentinos fueron capaces de construir una gran nación sobre los cimientos republicanos consagrados en 1853 en la Constitución Nacional.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actos de homenaje a roca en el 104 aniversario de su fallecimiento.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Círculo Militar, Santa Fe 750. Fecha 18 de setiembre. Hora:18.30. Ejecución: Banda del Colegio Militar de la Nación y Coro del Círculo Militar.

CONFERENCIA SOBRE EL 120 ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA. Lugar: Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160. Fecha: 9 de octubre. Hora: 18.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga y Lucas Calzoni.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Lugar: Archivo General de la Nación, Leandro N. Alem 246. Fecha; 17 de octubre. Hora: 17.00 Expositores: Dr. Rosendo Fraga y Nicolás Pasaman.

OFRENDA FLORAL E HIMNO NACIONAL FRENTE AL MONUMENTO A ROCA. Lugar: monumento a Roca en Diagonal Sur y Defensa. Fecha: 19 de octubre. Hora: 07.30.

HOMENAJE A ROCA FRENTE A SU TUMBA EN LA RECOLETA. Lugar Bóveda de la familia Roca en el Cementerio de la Recoleta. Fecha 19 de octubre. Hora: 11.00. Orador: Ricardo Balestra.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN SU ANIVERSARIO. Lugar: Museo Roca, Vicente López 2220. Hora 19.00.  Fecha 19 de octubre. Orador: Ministro de Educación, Ciencia y Cultura, Eduardo Finochiaro

ROCA A 120 AÑOS DE LA PRESIDENCIA REFORMISTA. Lugar: Jockey Club, Cerrito 1446. Fecha: 24 de octubre. Hora: 19.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, Anexo de la Cámara de Senadores, calle 7 esquina 49. Fecha: 26 de octubre. Hora 19.00. Ejecuta: Banda Paso de los Andes y Coro del Regimiento 7 de Infantería Mecanizado “Coronel Conde”.

FECHAS A DETERMINAR:

COLOCACIÓN DE OFRENDA FLORAL EN EL MONUMENTO A LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. Organización: Comando de la Brigada de Infantería de Montaña VI y filial Neuquén del Instituto Roca.  Lugar: dicho monumento en Choele-Choel, Neuquén.

ACTO A ROCA EN LA ESCUELA QUE LLEVA SU NOMBRE. Lugar: Escuela Presidente Roca, Libertad (CABA).

ACTO A ROCA. Lugar: salón Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Archivos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: