*
estás leyendo...
CUADERNOS, EDUCACIÓN, TRABAJO

CUADERNOS: Roca y la vinculación entre la educación y el trabajo, por Rosendo Fraga

2006 – por Rosendo Fraga

La coyuntura muestra que la desocupación es hoy el problema prioritario a resolver en la Argentina. En el mediano y largo plazo será la reforma del sistema educativo la solución de fondo que permitirá resolver la cuestión.

Es desde esta perspectiva que el pensamiento del general Julio A. Roca adquiere especial vigencia. La necesidad de establecer una estrecha vinculación entre la educación y el mundo del trabajo fue una de las características del Roca estadista. Esta concepción se vio inspirada en la filosofía positivista que animó a la Generación del Ochenta, que ponía en el progreso a la fórmula eficaz para superar el atraso material, moral e intelectual. Decía Roca en uno de sus mensajes al Congreso de su primer gobierno: “Tengo la íntima convicción de que la base más sólida del engrandecimiento de un pueblo es la instrucción general. Por ella se eleva el nivel moral de los ciudadanos y la nación adquiere todos los resortes que la mantienen vigorosa y fuerte”.

LA PRIMERA PRESIDENCIA

Al iniciar su primera presidencia en 1880, lo hace convencido de que la prioridad en materia educativa debe ponerse en extender la educación primaria a los sectores populares. Dice en su primer mensaje al Congreso: “Hemos extraviado hasta cierto punto el rumbo de la educación de la juventud argentina, fomentando en grande escala, con una preferencia exagerada a la enseñanza superior, las profesiones liberales de que actualmente se siente plétora entre nosotros”.

Consecuente con este objetivo, sanciona la ley Nº1420 de enseñanza laica y obligatoria, la que sienta las bases de nuestro sistema educativo. Los debates en el Congreso se centran sobre todo en la cuestión religiosa y el ministro de Justicia e Instrucción Pública, Eduardo Wilde, defiende con eficacia los puntos de vista de Roca.

La significación de esta ley ha hecho olvidar el fenomenal salto cuantitativo que tuvo la educación pública popular durante el primer gobierno de Roca. Al asumir, las escuelas públicas llegaban a 1214, mientras que seis años después alcanzaban el número de 1804, con un incremento del 48,6%. Se dio especial prioridad a la formación de maestros -sin los cuales no podía extenderse el sistema educativo- y es así como las escuelas normales que en 1880 eran sólo 10, en 1886 habían llegado a 17, aumentando en 70%. En cuanto a los alumnos, al asumir Roca había 86.927 y al dejar la Presidencia lo educandos llegaban a 180.768, con un incremento del 118%. Pero el salto más espectacular estuvo en la cantidad de docentes: de los 1.915 que había en el año 1880, seis años más tarde éstos llegaban a 5.348, con un incremento del 179,3%. Es así como la cantidad de alumnos por docente pasó de 45,4 en 1880 a 33 en 1886.

En términos cuantitativos, el gran salto de la educación primaria argentina tuvo lugar durante el segundo gobierno de Roca. En un mensaje al Congreso, mientras promediaba su segunda administración, planteó la necesidad de dar un sesgo más práctico a la enseñanza. Al referirse a la educación secundaria dijo que era necesario que “la instrucción secundaria no sea la escuela preparatoria para los estudios facultativos exclusivamente, sino el medio de difundir una instrucción capaz de preparar al estudiante para todas las funciones de la vida social del ciudadano”.

Una concepción similar mostró al referirse a la enseñanza superior: “Sería de desear, tal vez, que esos establecimientos (universidades) no fueran tan concurridos, para evitar el aumento ya alarmante de los jóvenes que se dedican a carreras parásitas, cuando tanto necesitamos de inteligencias y brazos productores”.

Consecuente con estas ideas, concreta una serie de inicia- tivas: se promueve la enseñanza técnica mediante la creación de escuelas de aprendices anexas a los talleres de ferrocarriles del Estado, Central Norte y Andino; se crean diversas escuelas de Artes y Oficios y de Veterinaria y Agronomía; se crea la escuela de Ingenieros de San Juan, orientada a la minería y la escuela de Agricultura en Mendoza con especialización vitivinícola.

También se contratan maestras norteamericanas, dado que el modelo educativo norteamericano -promovido en nuestro país por Sarmiento- era considerado por Roca como el más próximo a nuestras necesidades, por ser el que entonces daba un sesgo más productivo a la enseñanza.

Respecto a la universidad, se dictó la ley que dio marco a sus estatutos y se dotó a la facultad de Medicina del Hospital de Clínicas.

Pero la política educativa de Roca no dejó de lado los valores trascendentes de la nacionalidad. Baste mencionar que durante su primer período de gobierno, por iniciativa del Poder Ejecutivo, el Congreso sancionó leyes para financiar la publicación de las obras completas de Juan B. Alberdi y Domingo F. Sarmiento, la Historia Argentina de Vicente F. López y la Historia de San Martín de Bartolomé Mitre.

En su último mensaje al Congreso, meses antes de terminar el primer período, Roca pudo así decir: “De esta manera digo, pues, con verdad, que la instrucción pública se halla completa- mente organizada en su legislación y reglamentación, habiéndose dado durante la presente administración la ley de instrucción primaria y su reglamentación, el plan de estudios de los colegios y escuelas normales con los reglamentos de esos establecimientos, y por fin la ley sobre universidades y los estatutos que las rigen”, para luego agregar con legítimo orgullo que “la República Argentina es la más adelantada en materia de educación de las naciones de América del Sud”.

LA SEGUNDA PRESIDENCIA

Roca vuelve a la Presidencia doce años después. Así como su esfuerzo principal durante la primera presidencia estuvo dirigido a extender la educación primaria, en la segunda buscó modernizar la enseñanza para darle fines más prácticos y productivos, estableciendo una mayor vinculación entre la educación y el trabajo, como también lo había buscado durante el primer período.

Dice respecto a este punto Armando Braun Menéndez en la Historia de las Presidencias de la Academia Nacional de la Historia: “Roca y su ministro [Magnasco] se hallaron convencidos de que la instrucción pública debía orientarse hacia nuevos horizontes, más técnicos, más prácticos, para evitar la búsqueda en los estudiantes de la estéril vanidad del título. Al anticipar a los legisladores las ideas que el nuevo gobierno se proponía impulsar, les advirtieron que la instrucción general, para ser fecunda, debía, a su juicio, contraerse a ciencia y artes de aplicación, a cosas prácticas, a las lenguas vivas y a conocimientos de utilidad mate- rial e inmediata. En síntesis: menos doctores y latines; en cambio más técnicos”.

A meses de haber asumido la segunda presidencia, en su primer mensaje al Congreso, Roca explicitaba esta política: “Se hace indispensable entrar resueltamente en ese orden de ideas (la enseñanza práctica) y abandonar tradiciones y costumbres cuyos deplorables resultados pueden sentirse y palparse no sólo entre nosotros sino en todas las civilizaciones que se han dejado dominar por ellas. En la esperanza de poder contribuir a esos objetos, solicitaré vuestra colaboración para la fundación de colegios y escuelas de agricultura, y demás industrias de inmediata aplicación”.

En ese mismo mensaje de 1899, destacaba al modelo educativo de los Estados Unidos como el más adecuado a nuestras necesidades: “El gran poder industrial y el inmenso desarrollo agrícola de los Estados Unidos no son la obra de la improvisación o el acaso, sino el resultado de la educación industrial propagada con perseverante ahínco por todos los medios, desde los primeros días de su existencia, siendo en algunos estados precepto constitucional el establecimiento de escuelas de agricultura y debido a ello es que se les ve instruidas con envidiable profusión en todo el vasto territorio de la República.”

Consecuente con esta idea, en 1900 se enviaron los primeros 20 jóvenes becados a los Estados Unidos para estudiar en escuelas industriales y agrícolas, programa que en los años subsiguientes se mantuvo y amplió.

El ministro Magnasco preparó un proyecto de reforma del sistema educativo, que entre otras iniciativas contemplaba transformar la mitad de los colegios nacionales en colegios industriales y agrícolas, buscando así vincular el sistema educativo con el mundo del trabajo.

En 1901, en el mensaje al Congreso en el que anticipó el envío de este proyecto Roca dijo: “En vuestras primeras sesiones os daré cuenta del decreto destinado a reorganizar debidamente la enseñanza secundaria, conforme a sus fines propios y a las exigencias que la economía nacional impone particularmente a nuestra instrucción”.

Para explicitar este concepto agregó: “La vieja educación enciclopédica y siempre doctrinaria va siendo enérgicamente desalojada y sustituida, ante el reclamo unánime de los más notables pensadores, por la enseñanza que calcula la utilidad del valor de sus máquinas. Escuelas y colegios son hoy establecimientos de la más noble industria: la que trata de producir elementos sociales del mayor valor civilizador, mejorándolos gradualmente y habilitándolos así para vencer en la concurrencia del trabajo y de la inteligencia productiva”.

Magnasco defendió con firmeza y elocuencia sus proyectos en el Congreso, pero fue derrotado. Los defensores de la cultura enciclopedista al estilo francés convergieron con intereses de las provincias, las que creían que sustituir un Colegio Nacional por uno de Agricultura o Industria era una suerte de “menoscabo”. Una frase del ministro Magnasco fue interpretada como crítica hacia el general Mitre -en ese momento aliado político de Roca- y terminó frustrando la aprobación del proyecto en Diputados y provocó la renuncia de Magnasco.

Pero la obra de gobierno de Roca en su segunda presidencia no se frustró por este traspié. Creó las escuelas comerciales de Capital, Rosario, Concordia y Bahía Blanca; la Escuela Industrial de la Nación; el Instituto de Agronomía y Veterinaria y diversas escuelas prácticas de Agricultura en combinación con el ministerio del ramo. En el campo universitario, se creó el Instituto del Profesorado de Lenguas Vivas, se estableció la independencia económica de las universidades y se inauguró el nuevo edificio de la Facultad de Medicina.

En términos cuantitativos, el gran salto se dio en los territorios nacionales, que entonces comprendían a un tercio del actual territorio continental. Entre 1900 y 1904, las escuelas de los territorios nacionales pasaron de sólo 13 a 128; los docentes de 32 a 220 y los alumnos de 199 a 6.836, realizándose así un salto educativo espectacular en el área del país menos poblada.

Pero este impulso positivista, no olvidó a la cultura y la historia. Durante este segundo gobierno se inauguró el nuevo local del Museo de Bellas Artes, se ampliaron las instalaciones del Museo Histórico y el Archivo General de la Nación y se instaló la Biblioteca Nacional en la antigua sede de la calle México, confirmándose en su dirección a Paul Groussac, nombrado en el cargo por Roca en 1884, durante su primera presidencia.

Si bien el proyecto formal de reforma educativa con el cual Roca quería corregir su propia obra educativa del primer mandato se frustró en el Congreso, pudo igualmente terminar su segundo mandato con avances indiscutibles. Esto dijo en su último mensaje al Congreso en 1904, meses antes de terminar el segundo período: “Dignos de mencionarse son los movimientos que se operan en todo el país en favor de la enseñanza práctica, encauzada por los métodos activos modernos, que toman, como elemento de educación del carácter, de la inteligencia y del cuerpo, el trabajo en todas su esferas, adaptado a la vida escolar, para dar una preparación integral al hombre y al ciudadano del porvenir”.

LA PERCEPCION DE ROCA

Roca fue el responsable del mayor salto cuantitativo de la educación popular argentina durante su primer mandato. Si bien su preocupación por establecer una estrecha vinculación entre el sistema educativo y el mundo del trabajo estuvo presente en su primera presidencia, fue durante la segunda cuando se convirtió en objetivo central. Percibió claramente que las grandes transformaciones económicas y sociales que habían tenido lugar entre sus dos presidencias exigían una adecuación del sistema educativo, para hacer compatible con las necesidades de la producción. En la segunda presidencia logró sólo parcialmente este objetivo al frustrarse su proyecto de reforma, aunque produjo igualmente un salto cuantitativo espectacular en materia de educación pública en los territorios nacionales y concretó diversas iniciativas para hacer más práctica la enseñanza.

Roca percibió claramente un siglo atrás, la necesidad de vincular a la educación con el mundo del trabajo. A lo largo del siglo XX, esta idea ha sido materia de debate, proyectos e iniciativas frustradas o inconclusas. Entrando en el siglo XXI y frente a la necesidad de implementar políticas de fondo para enfrentar el desafío de la desocupación, la idea de Roca de establecer una relación más estrecha entre educación y trabajo tiene hoy rigurosa actualidad.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Actos de homenaje a roca en el 104 aniversario de su fallecimiento.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Círculo Militar, Santa Fe 750. Fecha 18 de setiembre. Hora:18.30. Ejecución: Banda del Colegio Militar de la Nación y Coro del Círculo Militar.

CONFERENCIA SOBRE EL 120 ANIVERSARIO DE LA SEGUNDA PRESIDENCIA DE ROCA. Lugar: Legislatura Porteña, Salón Montevideo, Perú 160. Fecha: 9 de octubre. Hora: 18.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga y Lucas Calzoni.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA NACIÓN. Lugar: Archivo General de la Nación, Leandro N. Alem 246. Fecha; 17 de octubre. Hora: 17.00 Expositores: Dr. Rosendo Fraga y Nicolás Pasaman.

OFRENDA FLORAL E HIMNO NACIONAL FRENTE AL MONUMENTO A ROCA. Lugar: monumento a Roca en Diagonal Sur y Defensa. Fecha: 19 de octubre. Hora: 07.30.

HOMENAJE A ROCA FRENTE A SU TUMBA EN LA RECOLETA. Lugar Bóveda de la familia Roca en el Cementerio de la Recoleta. Fecha 19 de octubre. Hora: 11.00. Orador: Ricardo Balestra.

CONFERENCIA SOBRE ROCA EN SU ANIVERSARIO. Lugar: Museo Roca, Vicente López 2220. Hora 19.00.  Fecha 19 de octubre. Orador: Ministro de Educación, Ciencia y Cultura, Eduardo Finochiaro

ROCA A 120 AÑOS DE LA PRESIDENCIA REFORMISTA. Lugar: Jockey Club, Cerrito 1446. Fecha: 24 de octubre. Hora: 19.00. Expositor: Dr. Rosendo Fraga.

ROCA A TRAVÉS DE LAS MARCHAS MILITARES. Lugar: Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, Anexo de la Cámara de Senadores, calle 7 esquina 49. Fecha: 26 de octubre. Hora 19.00. Ejecuta: Banda Paso de los Andes y Coro del Regimiento 7 de Infantería Mecanizado “Coronel Conde”.

FECHAS A DETERMINAR:

COLOCACIÓN DE OFRENDA FLORAL EN EL MONUMENTO A LA CAMPAÑA DEL DESIERTO. Organización: Comando de la Brigada de Infantería de Montaña VI y filial Neuquén del Instituto Roca.  Lugar: dicho monumento en Choele-Choel, Neuquén.

ACTO A ROCA EN LA ESCUELA QUE LLEVA SU NOMBRE. Lugar: Escuela Presidente Roca, Libertad (CABA).

ACTO A ROCA. Lugar: salón Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación.

Archivos

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: